miércoles, 4 de marzo de 2009

Aniversario de la muerte de Gary Gygax

Hoy hace justo un año que falleció Gary Gygax, el entrañable creador del juego Dungeons & Dragons, allá por los años setenta (1974, para ser exactos). Se que para mucha gente no significa mucho este nombre, pero para mí es una de esas personas que tuvieron una idea genial que cambió la vida de mucha gente. Sin su contribución al mundo lúdico, los juegos de rol posiblemente no hubieran visto la luz (o quizá si, que nunca se sabe dónde y cómo tira Dios los dados...) y algunos de nosotros nos habríamos decantado por otras aficiones y otros derroteros.

Ha llovido mucho desde aquellos primeros tiempos. Los sistemas de juego han ido cambiando y la filosofía de explorar-matar monstruo-cobrar tesoro ha quedado relegada a un segundo plano frente al goce de la interpretación y el desarrollo de los personajes, pero siempre habrá un lugar para la aventura en estado puro y una tarde dungeonera cien por cien.

Todavía conservo con cuidado mis primeros libros de Aventura sin Fin ("Las cavernas del Terror" era el primero de ellos y mi favorito) y las fotocopias primorosamente guardadas de la primera edición de Dragones y Mazmorras en español, la desaparecida caja roja editada por Dalmau, con sus personajes de hasta tercer nivel como máximo y un dungeon muy básico, en el que había que acabar con el malvado mago Bargle y su horda de Kobolds en las misteriosas ruinas de un castillo...

Sigo dirigiendo al D&D tercera edición de vez en cuando y sigo disfrutando con ello. Lamenté mucho que el Baldur´s Gate dejara de funcionar en mi PC, pero aún le pego de vez en cuando al Neverwinter Nights con suma afición. He leído muchos de los libros de Reinos Olvidados (reeditados por Altaya en forma coleccionable) y estas Navidades me trajeron la edición de coleccionista de la serie animada Dragones y Mazmorras, en una bonita caja metálica que ahora se encuentra en el salón de mi casa como un pequeño tesoro.

En fin, creo que me siento en deuda con el bueno de Gary, por haber creado un pasatiempo que llena, aún hoy, mis horas de momentos memorables, rodeado de mis amigos más íntimos. Por eso quiero dedicar hoy esta entrada a honrar, aunque sólo sea un instante, su memoria y darle gracias por haber tenido en su día la extravagante idea de personalizar unas simples figuras de plomo en unas fichas de papel. Eso fue el comienzo de muchas cosas buenas para mí.

Por todo ello. ¡ Gracias, Gary Gygax !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos