domingo, 1 de marzo de 2009

La mudanza

Pues eso, que ya nos hemos marchado de nuestro antiguo local.
La verdad es que da un poco de pena, ya que hemos pasado muy buenos momentos entre esas cuatro paredes, pero era necesario un cambio de sede social, más que nada porque la seguridad del inmueble era demasiado precaria como para hacernos temer que el cielo se cayera sobre nuestras cabezas, literalmente hablando. Es un lugar entrañable, pero no para que nos entierren en él.

El nuevo local es algo menos espacioso y el barrio es más tranquilo, por lo que el tema del silencio nocturno es un pequeño inconveniente, teniendo en nómina, como tenemos, a algunos "voceadores" de primera división. También echaremos de menos la tienda de chuches abierta hasta las tantas de la madrugada, por lo que tendremos que retomar el viejo habito del avituallamiento previo, pero ya nos acostumbraremos.

A favor del nuevo local está el hecho de los numerosos barecitos de bocatas y "cazuelitas" en el barrio, la cercanía del centro y la beneficiosa ausencia de corrientes de aire, hecho que mi pobre cuerpecito serrano agradecerá eternamente, que ya la vieja guardia empieza a ser veterana...

Entrada destacada

Penny Dreadful y Dime Novels