jueves, 4 de junio de 2009

Alabad al Emperador inmortal, bendito sea su fuego purificador

Ya está en casita. Por fin, ha llegado Dark Heresy.

El manual es magnífico en presentación y en peso bruto, como todo el material de Games Workshop. Creo que con unos pocos arreglos, servirá parfectamente para mis propósitos, que no son otros que continuar con nuestra particular cruzada a bordo del Luz del Emperador y jubilar el viejo sistema de Universo (que durante tanto tiempo nos ha sacado las castañas del fuego, todo hay que decirlo).

Así pues, adaptaré algunas cosillas para que cuadren y ,para el verano, podremos disfrutar de nuevo de las andanzas de nuestros queridos reclutas por esos mundos tan alejados de la Santa Faz del Emperador de Terra...si sus ocultos enemigos no logran acusarlos de herejía para entonces, claro (juas, juas, juas...)

1 comentario:

  1. Que todo el mundo se haya comprado el juego y nadie dirija... ya os vale ¬¬

    ResponderEliminar

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Aprovechar el tiempo es vivir el doble

A menudo me preguntan que de dónde saco tiempo para escribir. A menudo, la respuesta habitual suele ser una versión de «bueno, te s...