miércoles, 26 de agosto de 2009

D&D: Bajo Sharrak

Tras los catastróficos sucesos ocurridos en la nórdica ciudad de Sharrak, sus habitantes apenas se han detenido a llorar a sus numerosos muertos. Se trata de gentes duras y correosas, encallecidas por innumerables inviernos gélidos y por la relativamente cercana presencia de las Tierras del Caos. Los Sharrakianos saben que, si no logran recomponer sus defensas y sus almacenes, muchos más no llegarán a pasar de este crudo invierno…

Mientras tanto, un grupo de valerosos aventureros se ha adentrado en las profundidades de las recientemente descubiertas cavernas bajo el mismo subsuelo de la ciudad. Son una vasta red de túneles, donde los Kobolds del clan Berefut recientemente volvieron a habitar en las cavernas de sus antepasados, huyendo de la furia de Krynnsh, la Sierpe del Hielo. Pero algo ha cambiado desde la última incursión: la ciudad de los Kobolds ha sido abandonada y los Berefut se han visto obligados a trasponer el Umbral Prohibido, más allá del cual moraba algo que aterrorizó a sus ancestros generaciones atrás..

viernes, 21 de agosto de 2009

La Isla (Totó, me temo que estamos muy lejos de casa)

Esta noche no podremos seguir con la campaña de Roleage, ya que no podré ir.
Otro día, nuestros amados Robinsones seguirán su particular periplo en este remoto lugar perdido de la mana de los dioses, aunque no tanto como parece. Tras sobrevivir al asalto de los fieros nativos locales y escapar de un extraño templo tallado en el volcán, los protagonistas se enfrentan al difícil reto de encontrar el anhelado camino a casa.



O también está la opción de quedarse atrapados para siempre y sin remedio en una isla paradisiaca alejada de las preocupaciones mundanas, en la que siempre hace buen tiempo y la comida es abundante.( ^ ^). Si no fuera porque el felino podría entrar en celo...

miércoles, 12 de agosto de 2009

Pringaos de fantasía

Son los malos de la película, son brutales, son la carne de cañón que muere en incontables hordas, tanto a manos de los "buenos" como de sus propios jefazos. A ver si lo adivináis. Efectivamente, son los orcos..

Denostados y vilipendiados al máximo en casi todas las novelas, películas y juegos de fantasía, los pobres orquitos son la hez de los mundos en los que se inspiran, los malos malísimos disponibles en ingentes cantidades para uso y disfrute de cualquier Légolas que se precie, una progenie que hay que eliminar para que el mundo funcione mejor, brille la luz y esas cosas tan cursis que se dicen (bajo un horterísimo fondo musical de violines, que todo cuenta).

Pues desde aquí, ausente desde hace algún tiempo, voy a manifestar que me caen simpáticos los brutales orquitos. Son los pringaos de los mundos fantásticos, siempre en guerra (con otros orcos o con las llamadas razas libres) en un mundo cuya población tiene generalmente un coeficiente intelectual mayor que el suyo. Sus tierras son siempre las peores, devastadas y en las que poca cosa hay que hacer, salvo ir a cazar la cena tú mismo, suponiendo que no termines siendo el plato principal, claro. Son criados como conejos por los malos "oficiales" y empleados en trabajos forzados hasta la extenuación, total, hay tantos y taaaan tontos..(un poco como los obreros y parados de este país nuestro, que también parece sacado de película).

¿Que a qué viene todo esto? Sencillo. en el poco tiempo que llevo jugando al World of Warcraft he terminado cogiéndole cariño a los tipejos verdes, aunque algo ya intuía en mis incursiones por Warhammer. En mi vida he recibido tantos palos seguidos. He sido vapuleado, incinerado, envenenado y machacado más veces que con otros personajes, todo eso cumpliendo con misiones sencillas en un mundo muuuy duro y sin recompensas de "qué bien, ahora tenemos un mundo mejor, ¡ viva viva!". Y todo esto en la vida cotidiana, que todavía no he salido del valle de casa..

Lo dicho. Dejad las ballenas y salvad a los orcos. Si Alfredo Landa ( el eterno currito hispánico) estuviera aquí, seguro que sería un orquito. Es su Karma..

Entrada destacada

Bloqueo de escritor: dormir en los brazos del dragón