6 de diciembre de 2014

Haciendo camino: dos relatos a concurso

Esta semana, saturada de actividades más o menos importantes, he sacado tiempo (aún no se cómo) para presentarme a dos concursos literarios. Se ve que las musas me favorecen...

El primero de ellos, organizado por el Ayuntamiento de Galapagar, ha sido por una buena causa.
El oncurso "100 palabras para sensibilizar contra la violencia de género" me llamó la atención por lo sencillo de la tarea, ya que llevaba tiempo rumiando la idea de un relato de esa temática, así que decidí presentarme con el microrrelato "La escalera". 

Aparte de quedar muy bien en mi currículum de escritor, participar en este concurso me ha permitido poner mis habilidades al servicio de otras personas y eso es algo que llega siempre muy dentro a este Quijote que habita en mi interior. El hecho de que los trabajos presentados queden en propiedad del Ayuntamiento de Galapagar y formen parte del fondo documental de la Biblioteca Municipal de Galapagar “Ricardo León” para poder ser utilizados, citando al autor, es algo que tampoco me importa demasiado en algo así, ya que se ha hecho por una buena causa.


El segundo ha sido harina de otro costal. Se trata del "II Certamen Walskium de microrrelato de terror y fantástico", organizado por Walskium magazine. "¡Esta es la mía! ", me dije sin pensarlo dos veces en cuanto leí la convocatoria y comencé a tejer un relato ambientado en el Siglo XIX, con claras referencias a autores de culto en el género onírico y de misterio, como Dunsany, Arthur Machen, Edgar Allan Poe y, por supuesto, Howard Phillips Lovecraft. 

El resultado, un relato de quinientas noventa palabras titulado "Nunca más", me ha satisfecho como no lo había hecho uno de mis propios cuentos en mucho tiempo. Ayer me hizo mucha ilusión recibir  el correo de confirmación del envío, en el cual se me agradecía además la participación en el concurso. Ya veremos qué ocurre después. Se que hay mucha gente escribiendo por ahí con una trayectoria bastante más larga que la mía y, en este negocio, la veteranía es un factor muy, muy importante. De momento, cruzo mis dedos para invocar a los espíritus protectores, a ver si hay suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.