domingo, 15 de febrero de 2015

Space Opera

El género de la Ciencia Fición incluye numerosos subgéneros, uno de los cuales es conocido como Space Ópera, es decir, Ópera Espacial.

Aunque el nombre suene ridículo, al menos cuando está traducido al español, obras cinematográficas y literarias de culto han seguido su estela y han llegado hasta el gran público de una manera totalmente aceptada . El ejemplo más popular es la saga Star Wars o la más moderna Guardianes de la Galaxia, la cual ha cosechado un éxito enorme.


La Space Opera surge en 1941, cuando el término es acuñado como referencia a los seriales radiofónicos de la época ambientados en el Western, denominadas por entonces "Horse Opera", así como para distinguirlos de los mismos. En el fondo, ambos tipos de relatos parten de premisas similares y podría decirse que la Space Opera bebe de las mismas fuentes que las historias del Oeste, adaptando los clichés de las mismas a entornos alejados de nuestro propio planeta. Años más tarde, la estela de las historias de vaqueros irá apagándose, con un glorioso resurgimiento del mismo en forma cinematográfica en las décadas de los sesenta y setenta, y una brusca caída del género (denominado ya Spaguetti Western) por propio agotamiento natural en los ochenta. Curiosamente, el final del Western en el cine como género de masas coincidirá de nuevo con la popularidad de la Space Opera, esta vez con su saga más conocida: Star Wars.

¿Qué características presenta la Space Opera?

1- Es épica: los personajes se ven envueltos en tramas en las cuales se juega el destino de planetas enteros, cuando no de toda una galaxia. Se crean imperios galácticos y se destruyen civilizaciones enteras, mientras los protagonistas tratan de salvar el universo conocido.

2- Enfrenta al bien contra el mal: no suelen plantearse cuestiones morales demasiado profundas, sino que desde el primer momento quedan muy claras las orientaciones de los personajes, de un modo casi maniqueísta.

3- Alta tecnología: la ciencia ha avanzado tanto que las leyes actuales de la física no son suficientes. Así, las naves pueden superar la velocidad de la luz, existen los teletransportes, la inteligencia artificial y muchas otras innovaciones de un modo muchas veces inverosímil.

4- Muchos alienígenas: la tecnología ha puesto en contacto a cientos de civilizaciones y es habitual que las razas interactuen entre sí como si fueran naciones humanas actuales sobredimensionadas a escala planetaria. Los lenguajes comunes son algo imprescindible para favorecer la comunicación y el comercio.

5- Acción a raudales: las historias están repletas de acción, persecuciones espectaculares y muchos disparos de láser.No hay discusiones filosóficas demasiado profundas, introspecciones ni detalles de la psique de los personajes. Tan sólo importa qué hacen y cómo lo hacen, normalmente de manera espectacular.

6- Uso y abuso de clichés: los personajes son descaradamente tomados de los arquetipos de la literatura de aventuras, especialmente del Wester, aunque la Leyenda Artúrica tampoco se libra del expolio. La ventaja es que son arquetipos tan universales que cualquier público, sea de la edad que sea, va a ser capaz de identificarlos e identificarse con ellos. los héroes son heroicos y los villanos, evidentemente, muy villanos.

7- Todo ocurre a gran escala: los paisajes son grandiosos, las naves espaciales inmensas y las dimensiones de los conflictos rozan el infinito. Mejor volar un planeta entero que una base de los malos y mejor un planeta que un país.

8- Victoria épica: es normal que este tipo de historias terminen con la victoria del héroe contra el villano, en circunstancias totalmente épicas, como batallas grandiosas o duelos en plataformas sobre ríos de plasma estelar. Lo importante es la espectacularidad y el exotismo a la hora de plantar el broche final y que el público, identificado con el protagonista, sienta suya la victoria.


He de decir que el género me resulta especialmente atractivo por su capacidad para narrar historias populares y  y que he escrito algunas cosas destinadas al mismo, tales como módulos para el juego de Star Wars o mi propia campaña de Dragonstar, una nueva vuelta de tuerca en el género de la Space Opera que se ha convertido en otra de las ambientaciones preferidas de mi habitual grupo de jugadores. Admito que es un género simple y para nada trascendental, pecando a veces de ingenuidad en favor de la espectacularidad, pero eso es precisamente lo que le da valor porque creo que son historias que gustan a todo el mundo independientemente de las edades y culturas, siendo fáciles de seguir por su propia dimensión universal.


Para saber más acerca de la Space Opera, sigue estos enlaces:











Fuente de la imagen: "Fantasy Sci Fi Wallpaper 17993", autor desconocido, (http://freewallsource.com/)

Entrada destacada

Penny Dreadful y Dime Novels