viernes, 1 de mayo de 2015

Consolidando los librojuegos en España

Los librojuegos tuvieron su era dorada en los años ochenta, con un leve repunte en los noventa, para luego caer en el olvido por parte de las editoriales ante la disminución de ventas por haber variado los intereses de las siguientes generaciones de nuevos lectores. Así, los librojuegos quedaron como una reliquia destinada a brillar en las estanterías de los nostálgicos aficionados de antaño o como objetos de culto vendidos a través de plataformas digitales tales como, por ejemplo, e-bay.

Hay que decir que esto que acabo de escribir no es aplicable a todos los países y que sólo me estoy refiriendo a la realidad literaria en la que me muevo, que no es otra que la de España. En otros países, este género ha seguido gozando de una relativa popularidad y se han seguido publicando títulos casi sin interrupciones. Una prueba es el Fighting Fantasy Fest, nombrado así en honor a una de las más populares colecciones de librojuegos de todos los tiempos (conocida en España como "Lucha-Ficción"), una de las primeras en incorporar un sistema completo de juego basado en el uso de tres características y tiradas de dos dados, rompiendo así el otro gran frente que eran los libros de "Elige tu propia aventura" y similares.

Uno de los puntales de dicho renacer ha sido la creación de la Asociación Dédalo, dedicada por entero a la difusión de los librojuegos en España, así como de todo lo relacionado con ellos. Ni qué decir tiene que me asocié en cuanto tuve noticias de su inminente formalización. La asociación, entre otras cosas ha creado un documento con la primera versión de las directrices, no obligatorias, que deberían seguir los librojuegos que se publiquen en España con el objetivo de que se garantice cierto grado de coherencia y calidad.

Otro de los puntales de esta nueva vuelta a los librojuegos son las nuevas editoriales que se han volcado, con mayor o menor éxito, en la tarea de llevar de nuevo el género al lugar que le corresponde. Entre ellas, Nosolorol,  Saco de Huesos, Ediciones Suseya y la desaparecida Mundos Épicos, por citar algunas.

Como escritor en sus inicios, creo que he tenido la enorme suerte de participar, tras mucho tiempo alejado del mundillo de los librojuegos, en el resurgir de lo que fue mi literatura favorita durante largos años.

Entre mis proyectos a medio plazo se encuentra, indudablemente, la creación de librojuegos de mi propio puño y letra, con el fin de dar vida a una serie de ideas que han estado durmiendo el sueño de Cenicienta desde hace ya demasiado tiempo. No me cabe duda de que intentaré aplicar dichos principios, tanto por mi pertenencia a Dédalo como porque me parece un estupendo método de dejar las cosas claras de cara mis futuros lectores.

Mientras tanto, escribir, aprender y perseguir las metas de una en una, siguen siendo mi prioridad principal. Pero de eso, junto con otras cuestiones, ya hablaré más adelante en futuros artículos.

Y ahora, si me disculpáis, me voy a leer un buen librojuego.




Imágen: El logo de Dédalo es propiedad de la Asociación Dédalo (http://dedalo.librojuegos.org/)

Reedición: el artículo ha sido editado para incluir a las nuevas editoriales españolas de librojuegos.

Entrada destacada

Bloqueo de escritor: dormir en los brazos del dragón