domingo, 23 de agosto de 2015

Librojuegos de Cthulhu

Coincidiendo con los ciento veinticinco años del nacimiento de H.P. Lovecraft, merecía dedicarle en este blog un artículo a los librojuegos basados en la mitología lovecraftiana. Ciertamente, no hay publicados muchos de esos, especialmente por temas relacionados con los derechos de autor, pero en aquellas editoriales que explotaron dichos derechos como Chaosium, sí que hubo quien publicara aventuras en solitario con las reglas de La Llamada de Cthulhu, uno de los buques insignias de la compañía.

Aquí en España, dicho juego vino de la mano de la desaparecida Joc Internacional y, entre todo el material que tradujeron al castellano, también se encontraban las dos aventuras para un solo jugador, tituladas "Solo contra el Wendigo" y "Solo contra la oscuridad"


Ambos libros, en el mismo formato que los módulos oficiales de Joc Internacional y en tapa blanda, eran módulos modificados para ser jugados por un único jugador, aunque el mismo lector pudiera llevar varios personajes, bien de uno en uno, bien todos a la vez.


En Solo contra el Wendigo, el jugador se metía en la piel de un profesor de la Universidad Miskatonic y se embarcaba en una expedición para remontar un río perdido en los bosques de Canadá, acompañado por un grupo de alumnos y un guía indio. La combinación de las habilidades de todos los integrantes del grupo era vital para enfrentarse a los horrores primigenios de aquellos bosques salvajes del periodo de entre guerras y conseguir alcanzar los objetivos, que no voy a desvelar aquí por si alguno todavía quiere jugarlo. Toda una delicia en más de seiscientas secciones, a pesar de que el componente literario no era uno de sus puntos fuertes.

La otra gran aventura en solitario para "La Llamada de Cthulhu" era Solo contra la Oscuridad. Esta vez, debíamos seguir la pista al robo de una antiquísima antigüedad pero, a diferencia de la anterior aventura, en esta ocasión disponíamos de cuatro personajes para ser utilizados de modo secuencial, es decir, para que uno sirviera de sustituto a su predecesor en caso de que este muriera o desapareciese. La aventura nos llevaría por medio mundo, desde los Estados Unidos hasta el Cairo o Atenas y las posibilidades de fracasar estrepitosamente eran francamente altas, tal y como se espera de una buena historia lovecraftiana.

Si comparamos ambos módulos, el segundo está mejor planteado y admite una jugabilidad de la cual carecía el primero. Así, el jugador puede moverse con absoluta libertad de un punto a otro de las ciudades, gracias a una ingeniosa tabla de localizaciones, llamar por teléfono para pedir información y organizar su vida gracias a un calendario y a unas detalladas reglas de temporalización, de modo que tiene que planificar de antemano sus movimientos para que le de tiempo de hacer los desplazamientos (a pie o en taxi) y las visitas o entrevistas pertinentes, así como de comer y dormir. Algunos establecimientos y lugares sólo se pueden visitar en horario comercial, mientras que otros pueden ser accesibles las veinticuatro horas del día. Es importante tomar anotaciones y medir el tiempo, pues algunos sucesos importantes ocurren en determinadas fechas y lugares, de modo que pueden modificar drásticamente el buen rumbo de la aventura o aportar valiosa información que podría quedar fuera de nuestro alcance de no estar presentes.

Ambos librojuegos soy hoy raras piezas de coleccionista y recomiendo altamente su lectura, especialmente del segundo. A pesar de estar descatalogados, todavía es posible encontrar algunos ejemplares físicos perdidos por alguna tienda de segunda mano o ferias del libro de ocasión, así como en numerosos sitios de internet, donde han sido escaneados por los aficionados y ofrecidos en formato pdf de manera totalmente gratuita, de modo que todavía es posible tener la oportunidad de disfrutar de auténticos dinosaurios de esa zona intermedia entre los librojuegos y los juegos de rol.




Fuentes: Portadas de "Solo contra el Wendigo" y "Solo contra la Oscuridad", de las respectivas ediciones españolas que hizo Joc Internacional del juego propiedad de Chaosium.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos