19 de septiembre de 2015

Escribir fantasía

Que la senda del escritor es algo solitario es una cosa que no se discute, dado el relativo recogimiento que dicha labor requiere, pero en esto, como en muchas otras cosas, también existen grados. Así, un autor de novela histórica o erótica, dos géneros que en España están teniendo mucho tirón, probablemente no experimente la soledad del mismo modo que el autor de fantasía o de ciencia ficción. Las peculiaridades culturales de nuestro país marcan lo suficiente como para que el segundo se vea en graves apuros para ser tomado en serio, tanto por el público como por las propias editoriales.

Es más, parece que el público prefiere leer una novela de fantasía escrita por alguien que suene a anglosajón antes que por un autor español. Simplemente, pienso que nos han educado para que no nos parezca lo mismo, lo cual es un error y una falta de visión que otros países más desarrollados tienen más que superada. Aquí todavía cuesta afirmar en público que uno es aficionado a la literatura de fantasía, dificultad que se ve aumentada si además nos queremos dedicar a escribir en dicho género.

Por suerte, entre siete mil millones de personas que hay en el mundo, siempre hay alguien con quien coincidir en gustos. Esa es una de las razones que me han llevado a apoyar la iniciativa de las autoras Paula de Vera y Marta Conejo, iniciativa que recibe el nombre de "Yo leo fantasía en español" y que consiste en dar a conocer a diferentes autores, muchos de ellos inéditos, y promocionar tanto la escritura como la lectura del género fantástico escrito en la lengua de Cervantes.

Una gran iniciativa, a la que con gusto he decidido sumarme para conocer a otros autores españoles que andan en la misma pelea que un servidor y que aman tanto a su idioma como para apostar por escribir en un género minoritario en su país.





Imagen: Dream Universe, autor desconocido, (fuente:www.freepik.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.