sábado, 17 de octubre de 2015

Penny Dreadful y Dime Novels

El término "Penny Dreadful", que podría ser traducido al español como "espantos a penique", se refiere a un tipo de literatura que surgió en el siglo diecinueve y que tuvo tantos entusiastas aficionados como detractores. Escritos sobre papel barato y a precios irrisorios, los Penny Dreadful llenaron las calles de la sociedad victoriana con terrores inimaginables, espantos sin cuento, villanos muy malvados y héroes demasiado heroicos, todos ellos en franca oposición a la rigidez de costumbres de la época.


Este tipo de relatos, escritos de manera que se prolongaban en el tiempo, hizo furor entre los nuevos lectores del siglo del vapor. El aumento de la productividad industrial propició que pudieran hacerse grandes tiradas de folletos de entre dieciséis y treinta páginas a un ritmo semanal, los cuales cautivaron a un público sumido en los importantes cambios sociales de una sociedad que avanzaba al nuevo ritmo marcado por las máquinas. La incipiente clase obrera, empobrecida y culturalmente muy limitada, podía permitirse el coste de una evasión barata que los alejara de sus vidas y los llevara a mundos repletos de engendros y horrores inimaginables, muchos de los cuales se repetían y plagiaban hasta la saciedad.

Los escritores de estos folletines trabajaban a destajo y solían cobrar un penique por cada línea que escribían, lo que redundaba en extensos párrafos y en recargadas descripciones para engordar la factura, de modo que la calidad literaria era la que terminaba saliendo mal parada. Muchas de las historias eran plagios unas de otras, incluso versiones de historias populares, y estaban llenas de estereotipos y de espantosos crímenes. Para dar continuidad a las series y mantener enganchados a los lectores, los escritores solían recurrir a todo tipo de tretas como, por ejemplo, dejar a los protagonistas en situaciones aparentemente sin salida, de las cuales escapaban casi de milagro en el número siguiente. Así se mantenía el interés y las ventas, de modo que algunas de estas historias llegaban a venderse durante meses enteros, si no años.

En los Estados Unidos, este tipo de folletos empezó a evolucionar en forma de novelas cortas de unas cien páginas, denominadas Dime Novels debido a su bajo coste (diez centavos de dólar). Las Dime Novels se hicieron tremendamente populares con las historias de Buffalo Bill en un país donde a veces no llegaba el telégrafo o el correo. Llenaron las tardes y noches de cientos de lectores con aventuras lejanas y peligros "más allá de la muerte" y alcanzaron su apogeo en los truculentos años de la Guerra Civil Americana. Después, siguieron produciéndose hasta bien entrado el siglo veinte, donde dieron lugar a un nuevo tipo de literatura típica del primer tercio de siglo: el género Pulp.

Hoy nos da un poco de risa cuando vemos sus portadas o las temáticas que abarcaban. Sin embargo, el fenómeno de las series televisivas (muchas de ellas de una calidad discutible) sigue heredando muchas de sus características de los folletines y se cuentan por millones los seguidores y fans de las diferentes series, a veces con una devoción que roza lo clínico. Es decir, que no estamos muy lejos precisamente.

Incluso yo iría más allá: imaginemos a un grupo de cazadores paleolíticos reunidos al calor del fuego tras un día de caza, narrando historias para alejar el miedo o el tedio, historias de monstruos y peligros que acechando más allá del protector círculo de luz de las hogueras. Plausible, ¿verdad?

Como en tantas cosas, parece que al final, no hemos avanzado tanto...



Para saber más, puedes seguir estos enlaces:

http://www.bl.uk/romantics-and-victorians/articles/penny-dreadfuls

http://www.theguardian.com/books/2014/jun/06/horror-fiction

https://en.wikipedia.org/wiki/Penny_dreadful

http://web.stanford.edu/dept/SUL/library/prod/depts/dp/pennies/home.html

https://collections.stanford.edu/dimenovels/bin/page?forward=home




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Aprovechar el tiempo es vivir el doble

A menudo me preguntan que de dónde saco tiempo para escribir. A menudo, la respuesta habitual suele ser una versión de «bueno, te s...