viernes, 13 de noviembre de 2015

Un retorno muy esperado

En 1984, Ediciones Altea publicaba en España El Hechicero de la Montaña de Fuego, el primer libro escrito por los británicos Steve Jackson e Ian Livingstone, título que ya había sido publicado dos años antes por Puffin Books como The Warlock of Firetop Mountain. Ilustrado por Russ Nicholson, se trataba del primer librojuego que dio origen a toda una generación de libros interactivos, en los cuales se utilizaba un sistema de dados para introducir algo de aleatoriedad.

La idea de sus creadores era llevar la emoción de las partidas de rol a un entorno más manejable y para un único jugador. Algo de esto ya existía en las aventuras en solitario que venían con algunos manuales (por ejemplo, la búsqueda del hechicero Bargle el Infame en la primera edición de Dungeons & Dragons, la de la famosa “caja roja”), en las cuales se le ofrecían al jugador unas reglas simplificadas para la ocasión. En cualquier caso, había que tener el manual del juego para jugarlas y no solían ser sistemas de juego sencillos, razón por la cual Livingstone y Jackson decidieron simplificar las cosas al máximo mediante un sistema con dos dados de seis caras y tres características:  Skill, Stamina y Luck (traducidas originalmente como Destreza, Resistencia y Suerte)

Sigue leyendo el artículo completo AQUÍ




(Imagen: portada del Hechicero de la Montaña de Fuego, por Ediciones Altea, 1984)

Entrada destacada

El peligro de los Hombres Grises para un escritor-emprendedor

En anteriores artículos, hemos visto lo que era la creatividad , así como las dificultades por las que pasan las personas creativas en...