jueves, 31 de diciembre de 2015

Mirando al futuro

Lo único que necesita un escritor es tiempo para ello, y puedo decir que he tenido más que de sobra para ello. Tras una convalecencia más larga de lo esperado, volver poco a poco a la actividad es uno de los retos que me esperan a corto plazo.

Por suerte, estos casi dos meses me han permitido centrarme en unos cuantos proyectos:

En primer lugar, he terminado mi primera novela interactiva o Librojuego, ahora en fase de revisión, por lo que es muy posible que sea publicado a lo largo de la primera mitad del año próximo. Este librojuego, el primero de unos cuantos centrados en su protagonista, es un tributo a las Dime Novels o «novelas del oeste» del siglo XIX, al spaguetti western y a la más genuina literatura de terror. De momento, solo saldrá en formato papel, aunque tengo proyectada una versión electrónica compacta de precio reducido para más adelante. Ni tengo que decir que es mi producto más mimado y que dispondrá de una amplia campaña de apoyo más allá de la serie de libros, la cual iré concretando poco a poco para no levantar la liebre antes de tiempo, como suele decirse.

Para descansar de tanto western, en la actualidad me encuentro haciendo un microdédalo. Ya hablé de los microdédalos en este artículo, pero diremos que es un librojuego de unas sesenta o setenta secciones, comprimido en una página y ofrecido en Librojuegos,org a cambio de una donación mínima de 1 euro. Esto es una de las actividades que organiza la asociación Dédalo (Asociacion para la promoción del librojuego en España), como parte de su financiación, así como una manera de promocionar este tipo de literatura entre el público del siglo XXI. No es un crowdfunding, pero se le parece mucho y con ello se colabora a la difusión del librojuego en nuestro país, Una difusión que ya está dando sus frutos, gracias a las pequeñas editoriales y a mucho, muchísimo, trabajo por parte de los autores, tanto consagrados como noveles.

El otro gran proyecto importante que tengo entre manos es una recopilación de cuentos de fantasía que espero tener terminada para el año próximo, aunque todavía no hay una fecha concreta. Algunas de las historias, que comenzaron a escribirse hace casi ocho años, han sufrido varias revisiones, ampliaciones y recortes hasta llegar a la versión actual. Ciertamente, podía haber hecho una novela con la mayoría de ellos, pues muchos de estos relatos se siguen unos a otros, pero he preferido no romper los cuentos y mantenerlos tal y como fueron ideados originalmente, reservando algunos para el futuro. Me gustan los cuentos, como ya comenté en otro artículo, en la línea de los que considero grandes mentores y escritores de cuentos: Isaac Asimov, H.P.Lovecraft, Stepehn King, Machen y, por supuesto, E.A. Poe. Gracias a ellos me introduje en el mundo de la escritura y a ellos les debo muchas cosas, por lo que creo que seguiré escribiendo cuentos durante toda mi vida, por mucho que para algunos sean un género menor.

Este es mi cofre del tesoro particular. Mithril en estado puro.
¿Hemos terminado? ¡Desde luego que no! Hay muchos más proyectos en la parrilla de salida. en realidad, tantos como caben en la caja que guardo en mi despacho y que se ha convertido en una especie de mina llena de relucientes piedras de ámbar con el preciado adn prehistórico atrapado en su interior. Tan solo hay que bajar a la mina de vez en cuando, extraer algo de mineral y darle el pulido necesario para que las maravillas del pasado vuelvan a la vida. 

Si alguno no sabe de qué va esto, le recomiendo que se lea Parque Jurásico, de M. Crichton. Y no, no me vale con que vea la película. «Hay que leer para aprender», dijo alguien alguna vez. ¡Pues a leer!

Nos leemos la semana próxima, digo el año que viene.


Imágenes: 
«Tyewriter Wal», by Chrisfaczek, (http://wallpaper-kid.com/typewriter-wallpaper.htm)
«Mi carpeta de proyectos», por Francisco Tapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos