viernes, 26 de junio de 2015

¿Papel o digital?

¿Papel o digital? Esa es la cuestión...


He de decir que me he vuelto un ferviente defensor del libro electrónico, ya que mi vista se cansa bastante últimamente y da la casualidad de que dicho formato (no así el PDF) me soluciona de maravilla la papeleta, amén de que me puedo llevarme tranquilamente toda una biblioteca en el espacio de un sólo ejemplar, siendo como soy, un lector con el don de la ubicuidad.



También hay otra razón para esta elección, que no es otra que la casi imposibilidad física de meter más libros en mi estanterías, con el consiguiente riesgo de morir aplastado por una hipotética avalancha de papel si algún día se me cayeran encima.

De momento, ya los tengo puestos en doble fila y tumbados entre los huecos. Podría regalarlos, pero no me apetece demasiado hacerlo.

Sin embargo, el otro día, un amigo me preguntaba que por qué no había sacado mi libro Mundos Fantásticos en papel, para poder comprarlo y tener un ejemplar dedicado por el autor. Y creo que debía tener razón, pues algunas lucecitas se me encendieron en el panel de control de mi cabeza.

Hay un tipo de público que gusta de tener los libros en sus manos, olerlos, tocarlos y rozar sus páginas para disfrutarlos completamente. Yo, siendo una persona con estudios de Química que sospecha lo que llevan tanto el papel como la tinta, contemplo estos hechos desde una perspectiva algo diferente, pero entiendo que los seres humanos necesitamos tocar (al menos todavía) para creer.

Así pues, pensé que merecía la pena que el público disfrutara de mi obra (la primera terminada) del modo que más le gustara, así como de las futuras que ya están, como suele decirse, en el horno.

Y aquí ando, aprendiendo algunos de los arcanos entresijos de las artes gráficas en tiempo exprés, con términos tan esotéricos como marcas de corte, por poner un ejemplo, y evitando dejar viudas y huérfanas a las líneas de escritura, ya que me considero buena persona y está muy feo ir haciendo tales cosas a nadie.

Ciertamente, podría poner todo esto en manos de un profesional, pero creo que no me lo pasaría tan bien como ahora y, aunque es probable que con otros proyectos sí que lo haga, de momento me gustaría aprender cómo funciona todo esto desde dentro, sin prisas ni plazos que cumplir.

Aprendo cosas nuevas y me lo paso mejor que Obélix entre romanos. ¿Se puede pedir más?

sábado, 20 de junio de 2015

Atrapando a las musas

Musas de la película de animación "Hércules", de Disney
Los antiguos representaban la inspiración mediante las musas, las cuales descendían a la tierra para buscar a los hombres cuya inspiración debían provocar. Los artistas percibían sus voces y las convertían en pensamientos e ideas, que eran luego plasmadas en sus obras casi por arte de magia.

El carácter sorprendente de la inspiración es lo que hace que, en ocasiones, nos parezcan ideas venidas del exterior cuando la realidad es que surgen, como todo, de nuestra corteza cerebral. Es nuestro cerebro el que mezcla nuestras experiencias y les da una nueva dimensión, haciendo que adopten formas nuevas tan diferentes de la original que nos parecen totalmente ajenas y sorprendentes.

El caso es que eso está muy bien, pero también puede ser un incordio. A las musas no se las puede llamar, sino que vienen a uno sin pedirlo y, por desgracia, en los momentos menos oportunos. Esto es así porque la creatividad aparece cuando hacemos funcionar nuestros dos hemisferios cerebrales conjuntamente. Así, el izquierdo es el analítico (y poco creativo), mientras que el derecho es el de los sentimientos y la intuición. Por eso, cuando estamos muy concentrados en algo o muy relajados, nuestros hemisferios se ponen a trabajar de una manera más armónica...y la inspiración aparece como por arte de magia.

Esta semana, llena de obligaciones laborales, he tenido varios "pantallazos" o "síndromes de hoja en blanco", que es como se suele llamar al momento en el que te bloqueas como escritor y de tu pluma (o teclado) no surge ninguna idea coherente que merezca la pena. Sin embargo, cuando después he estado haciendo otras cosas, ha habido momentos en los cuales sí que he sentido el aliento de las musas en el cogote. ¡Justo cuando menos caso puedo hacerles!

Por suerte, hay remedio para estas cosas.

Hace tiempo que descubrí que la inspiración me suele llegar cuando tengo otras cosas más importantes entre manos, lo cual dice mucho de la capacidad del cerebro humano para procesar la información. Para recoger todas las migajas posibles de los momentos creativos, terminé llevando una libreta con la que tomar breves notas cuando todavía estaban frescas en la mente y luego la pasaba a limpio.

Ahora, con los nuevos tiempos, saco el smartphone, hago un “dictado” en Evernote y me lo mando por correo electrónico, con el agradable resultado de que tengo unos textos casi listos para poder utilizar en el portátil como una base para trabajar.

¡Y así no se me escapa ninguna musa!

sábado, 13 de junio de 2015

¡El espectáculo debe continuar!

Pasada la tormenta de la promoción de Mundos Fantásticos, hay que retomar el camino trazado y seguir escribiendo. Tengo diversos proyectos en mente y algunos ya por buen camino, por lo que leña para la hoguera no faltará a medio plazo. También es tiempo de retomar los viejos hábitos y proseguir con las historias comenzadas, en especial con mi querida campaña de rol en ambientación propia. Algún día, que todo puede ser, quizá termine siendo una novela...

En cualquier caso, volver a la mesa de juego tras más de un mes de parón por motivos laborales y personales es todo un reto, pues soy consciente de que retomo una historia que gusta mucho a mis jugadores. Esto me obliga a intentar mantener el listón alto en la narrativa, tanto en el desarrollo de la campaña como en la progresión individual de cada personaje.

En cierto modo, una sesión de juego un poco seria es como un relato en directo, lo cual conlleva el no poder andar con borradores ni con segundas ediciones. Aquí saltamos en el trapecio sin red y, si la historia no engancha o el ritmo no se mantiene, el público desconecta de la misma y el resultado final terminará siendo mas bien mediocre.

Por suerte, este público en particular está formando por buenos amigos y las críticas (en caso de haberlas) serán más suaves, mas esa benevolencia no es excusa para descuidar la elaboración de tramas y la escritura de las mismas, sino todo lo contrario. Hay que mimar cada partida y cada trama como si mañana fuera a ser publicada y leída por ojos ajenos, así como dar cada sesión un espectáculo digno de ser recordado.

Como dicen en el mundo del circo: "¡El espectáculo debe continuar!"




Imagen: "Clown", por Igor Suassuna

viernes, 5 de junio de 2015

Mundos Fantásticos ¡por fin!

Hoy es un día importante, porque después de muchas horas de trabajo, por fin sale mi primer libro:  MUNDOS FANTÁSTICOS - La guía para la creación de mundos de fantasía.

Atrás quedan horas de correcciones de estilo y de diseño, de aprender por ensayo y error los arcanos entresijos de la maquetación hasta que los resultados han sido lo bastante aceptables como para mostrarlos al público.

La guía surgió en 2012 como un documento de unas diez páginas presentado en un foro dedicado a RPGMaker y cuyo objetivo era servir de ayuda a personas que quisieran crear sus propios entornos de juego. A partir de ahí, la guía fue creciendo hasta convertirse en lo que es hoy, un libro de ochenta páginas.

¿Y qué lleva esta guía?

Bueno, lo mejor es que transcriba la introducción que hice como presentación para la misma en Amazon:

¿Has pensado alguna vez en diseñar tu propio mundo fantástico? ¿Crees que una ambientación diferente haría que tus relatos tuvieran otro aspecto? ¿Estás pensando en crear tu propio entorno de campaña para tus partidas de rol?

Esta guía enseña, mediante un lenguaje sencillo y comprensible, el proceso de la creación de mundos ficticios de corte fantástico.
Concebida como una ayuda tanto para escritores que empiezan como para directores de juego que quieran dar una nueva sensación sus mundos imaginarios, Mundos Fantásticos aborda los diferentes aspectos de la creación de universos de fantasía:

-Mapas
-Razas
-Culturas y sociedades
-Núcleos de población
-Diseño de regiones
-Conocimiento del mundo (Lore)
-Magia y tecnología

Estos contenidos son tratados desde un punto de vista práctico, por lo cual hay numerosas tablas y listas de elementos que se pueden utilizar, combinar entre sí o ser la base desde la que desarrollar las propias ideas para estimular la creatividad y hacer un mundo de fantasía con carácter propio y original, cuyo único límite sea la imaginación.

Y no hay nada más que decir. Tan sólo que espero que esta primera publicación me abra el camino para seguir escribiendo y publicar todo aquello que tengo previsto, una vez perdido el miedo al mundo de la autopublicación.

De momento, lo más importante ha sido seguir la senda que me propuse recorrer, esa especie de camino iniciático entre el artista y el emprendedor y, sobre todo, descubrir que se puede ascender a la cima, aunque sea tan modesta como la que acabo de subir.



(Imagen: portada de Mundos Fantásticos: Guía para la creación de mundos de fantasía, por Francisco Tapia)
Copyright del texto © 2015, Francisco Tapia-Fuentes Sanguino.

Ilustración portada: Dragon Fire Vector Image. © 2014, Vectorportal.com

Entrada destacada

La aventura editorial de un pez pequeño

Dentro de una semana , a estas horas estaré dando un curso de creación de mundos en las Ludo Ergo Sum , unas de las jornadas solidar...