domingo, 31 de enero de 2016

Entrevista a la vista

27 de enero de 2016

La vida de los escritores, aunque sean aficionados como yo, sigue unas rutinas fijas que es necesario respetar si queremos pasar de las ideas a la letra escrita. Y una de ellas, al menos en mi caso, es el cafecito en un sitio tranquilo. Por eso acabo de sentarme en mi cafetería favorita, con el portátil encendido y un capuchino a mi vera, mientras hago tiempo para reunirme con algunos de mis alumnos fuera del horario escolar. No hay mejor modo de esperar que escribir unas líneas antes de que las musas se evaporen, como por arte de magia, en esta tarde de un invierno que no llega a despegar del todo.

Hoy van a hacerme una entrevista en vivo y en directo. Ciertamente, no es la primera vez que me hacen una, pues también está la que me hicieron las promotoras de «Yo leo fantasía en español», así como otra que publicaron en el periódico Magisterio hace ya unos cuantos años. Aquella vez fue por participar en una actividad en el Museo del Prado de Madrid, pero las dos primeras vienen a cuenta de mi pasatiempo de juntar palabras e intentar que suenen a algo coherente.

Dentro de un rato voy a estar delante de un grupo de exalumnos muy apreciados, a pesar de que ya no nos une ninguna relación porque hace dos años que no les imparto ninguna clase. Aun así, conozco parte de sus vidas porque ellos mismos me la cuentan cada vez que nos vemos. De algún modo que a mi pobre cabeza se le escapa, existe una conexión privilegiada entre estos chicos y chicas y un servidor, algo profundo que late dentro y que significa mucho más que una relación de tipo profesional.  Espontáneamente, son capaces de contarme sus problemas, de  hacerme partícipe de sus pequeñas batallas diarias, sin ir a buscarlos ni nada parecido. Simplemente ocurre, y hace que uno se plantee interrogantes para los que no hay respuesta, excepto aquella que surge de la aceptación y de lo que no se expresa con palabras.

Sin duda, la entrevista que van a hacerme estará terminada para cuando este artículo salga en el blog y será gracias al esfuerzo de un grupo de alumnos que, en su tiempo libre y por la cara, han volcado su ilusión y ganas en un proyecto de periódico online. El hecho es que la edición les consumirá parte de su precioso tiempo y que, probablemente, tengan que refinar el artículo durante el fin de semana en lugar de salir por ahí.

Solo por eso he aparcado el artículo que tenía para hoy (dedicado a la primera base de librojuegos en español, enlazada aquí) y he hecho esta entrada para mi blog, como una especie de réplica anticipada a la entrevista y un pequeño homenaje a su labor. Espero poder estar a la altura de las preguntas que me hagan y poder enlazar la entrevista en cuanto esté disponible, no por mi, sino por ellos.
Hasta entonces, seguiremos leyendo y escribiendo...



Imagen: «Pen», by sanalinsan (fuente: www.pixabay.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Aprovechar el tiempo es vivir el doble

A menudo me preguntan que de dónde saco tiempo para escribir. A menudo, la respuesta habitual suele ser una versión de «bueno, te s...