sábado, 27 de febrero de 2016

Revisar es calidad

Quien haya seguido este blog con cierta asiduidad, se habrá dado cuenta de que, poco a poco, he ido desvelando algunas pistas acerca de mis proyectos más inmediatos. Todavía hay quien pregunta acerca de qué cosas he escrito y de por qué no he publicado más. La respuesta es sencilla en apariencia: las cosas vienen cuando tienen que venir, no antes. Es algo que tiene que ver tanto con la creatividad como con el tiempo disponible, especialmente si tu fuente de ingresos, esa que usas para comer todos los días, no proviene de la escritura.

Ahora me encuentro en una de las etapas más creativas de la vida y en una de las más brillantes y tengo intención de sacarle todo el jugo que pueda. Tengo ya unos cuantos inviernos a mis espaldas y, ciertamente, no hay mucho publicado (excepto Mundos Fantásticos, la niña de mis ojos). Pero eso está cambiando poco a poco, a medida que un servidor va echando horas y horas en esto de escribir. El instinto me dice que voy encaminado en buena dirección, aunque sé de sobra que la senda es muy larga y que no hay que descuidarse ni un solo instante. Lo importante es hacer lo que haces porque te gusta, así que ¡hagámoslo!

Sin embargo, a veces los proyectos empiezan a dejar la fase de pruebas y se encaminan. como un avión de pasajeros que abandona el hangar, hacia la última e incierta fase. Esta no es otra que la de la tan deseada publicación, esa especie de paraíso reservado solo a los mejores, porque incluso con la autopublicación hay que tener cuidado y no engañar a los lectores con falsas promesas o con libros mal escritos. Al menos a mi, cuando leo a un autor que se autopublica y encuentro el libro lleno de errores que saltan a la vista, me entra la sensación de haber sido engañado, quiero pensar que sin malicia por su parte. Por experiencia sé que no es nada fácil (ni barato) corregir o maquetar correctamente un texto, y mucho menos publicarlo de modo adecuado, pero hay que intentarlo.

Podría decirse que hay que comer muchos yogures para poder jugar con los chicos mayores, lo cual implica tropezarse muchas veces y aprender por ensayo y error. Lo importante aquí es tener la voluntad de superación necesaria, hacer cada nuevo libro un poco mejor y, sobre todo, reeditar nuestros viejos textos para desparasitarlos. Al final de ese proceso de refinado es donde se ve si el libro es bueno, malo o, simplemente, mediocre.

Seguiremos hablando acerca de qué se me ha perdido a mi en la revisión de textos, pero eso será la semana que viene. Hasta entonces, os dejo los siguientes enlaces:

Seis preguntas que debes plantearte al revisar una novela

Cómo revisar mi novela

10 pasos para revisar tu novela tras el Nanowrimo

La revisión

¿Cómo se revisa un escrito?



Imagen: Bussines woman by geralt (https://pixabay.com/es/)

domingo, 21 de febrero de 2016

¡Apaga el cerebro!

La creatividad es una facultad intrínsecamente humana, en la cual se producen nuevas ideas y conceptos a partir de elementos tomados con anterioridad. Hasta la fecha, que sepamos, esto solo lo hemos podido hacer nosotros y todavía no se ha conseguido reproducir de manera artificial, a pesar de que ha habido aproximaciones bastante buenas.

Tanto si somos escritores, como directores de juego, tenemos que ser extremadamente creativos si queremos llegar a nuestro público. En el caso de los juegos de rol, la creatividad, junto con una buena dosis de capacidades de reacción e improvisación, es  imprescindible para lograr llegar hasta nuestro público, el cual además lo tenemos delante interactuando con nosotros.

Sin embargo, no siempre podemos ser creativos, a pesar de ser personas excelentemente preparadas para ello. Esto se debe al complejo funcionamiento de nuestro cerebro, esa máquina maravillosa capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo y que es el legado de la evolución que garantizó nuestra supervivencia hace millones de años. El cerebro es la mejor máquina de realidad virtual del mundo, pero hay que saber estimularlo adecuadamente. Nos podemos sentar delante del ordenador o de un papel en blanco e intentar crear nuestra próxima historia, esa que sabemos que va a catapultar a nuestros jugadores o lectores hacia nuevas cotas de diversión, y encontrarnos con que no se nos ocurre absolutamente nada... y la partida es esta misma tarde o tenemos que entregar esta redacción o relato en un plazo determinado.

¿Qué debo hacer? ¡Apaga el cerebro colega!

1- Olvídate de la prisa: la prisa por obtener resultados es el principal error que cometemos. El concepto de la máquina que produce mucho en poco tiempo es bueno para la industria y, de hecho, surge con la revolución industrial. Sin embargo, tan solo produce cosas en serie, todas iguales y sin sabor, tal y como ya comenté en este artículo.
Para ser creativo hay que disponer de tiempo. Las musas son damiselas muy esquivas y muy chapadas a la antigua, así que habrá que conquistarlas a la antigua usanza, esto es, poquito a poquito.

2- No pienses con lógica: nuestro cerebro se compone de dos partes, una lógica y analítica y otra que se ocupa del resto. La creatividad es el resultado de la acción conjunta de estos dos hemisferios cerebrales, pero se genera en la parte más irracional de nosotros. Así, cuando quieras crear algo nuevo, tendrás que recurrir a los «chicos del sótano», esos que vienen de serie con todos nosotros. Si has visto la película Del revés, ya sabes de lo que estamos hablando. Y si no la has visto, entonces deberías ponerte a ello cuanto antes.

3- Mejor, no pienses en absoluto: Sé que suena un poco extraño, pero lo mejor para conectar con nuestra parte no racional es dejar que todo fluya con armonía. Ahora está de moda el «mindfullness»y parece que hemos descubierto la pólvora una vez más, pero esto es algo que lleva muchos siglos inventado y que se llama meditación o contemplación.
¿Cómo se hace? ?¿Me tengo que ir al Tíbet o algo así?. Bueno, en realidad es tan sencillo como apagar el móvil, olvidarnos del whatsapp y salir a contemplar un paisaje o pasear por la calle sin rumbo fijo, dejándonos llevar. Nuestra parte menos racional, las musas, necesita alejarse de nuestro modo artificial de vida y volver a sus orígenes naturales para estar a tope. Por eso somos más creativos cuando hemos descansado bien, nos alimentamos correctamente y estamos tranquilos. Prueba a hacerlo antes de empezar a idear una historia y verás el resultado.

De momento, vamos a dejarlo aquí. Como introducción a una serie de artículos dedicados a la creatividad, ya hay deberes más que de sobra. Que los hagas o no, depende tan solo de ti. Eso sí, si lo haces, disfruta de la experiencia y cuéntame cómo te ha ido.


Si quieres saber más acerca de cómo «apagar el cerebro», puedes consultar estos enlaces:

Mindfulness: la guía de iniciación definitiva

Relajación creativa: usar la mente en beneficio propio

Beneficios de la relajación para la creatividad

Seis pasos para practicar meditación anti-estress en casa

Mindfullness: la atención plena


Imagen: "Girl is dreaming", by Toomas Järvet (http://es.freeimages.com/)

sábado, 13 de febrero de 2016

Colaborando con Reportero Escolar

Hace un par de semanas, comentaba que me iban a hacer una entrevista para un periódico online hecho por un grupo de alumnos del Colegio Rey Pastor de Logroño. El proyecto está dirigido por la Jefa del Departamento de Lengua, Susana Palacios, y forma parte del II Concurso Reportero Escolar de la UNIR, al que están dedicando muchas horas de su escaso tiempo.

De hecho, quedar con ellos fue toda una odisea y tuvimos que ingeniárnoslas para poder ajustar tanto sus horarios como los míos. Al final logramos encontrar un hueco por la tarde y nos colamos en la biblioteca, donde procedieron a hacerme la entrevista. Como de costumbre, se tomaron su tarea muy en serio y disponían de una batería de preguntas muy bien estudiadas, algunas de las cuales me pillaron por sorpresa, todo hay que decirlo.

Lo que no me pilló por sorpresa fue la dedicación que pusieron en ello, pues hace tiempo que dejó de sorprenderme el grado de implicación que estos chicos y chicas muestran por las actividades propuestas más allá de las clases y, por qué no, más allá de las notas. Nunca los veréis protestar por la carga de trabajo, que os aseguro que es alta, ni por las cosas que se les piden casi como favores y, en cambio, sí que veremos muchas ganas de trabajar y, sobre todo, unas estupendas sonrisas. A los que no estáis en el mundo de la educación, os diré que el segundo trimestre es el peor con diferencia y que estos chicos lo afrontan como mejor pueden y sin perder la sonrisa. 

Es por ellos por lo que hoy publico este artículo, en lugar del que tenía previsto, porque su esfuerzo y dedicación así lo merecen. De hecho, voy a proporcionarles sendos enlaces en el lateral de este blog (son dos proyectos estupendos, llamados Logroreport y Reypanews), a modo de reconocimiento por su labor y tesón. Sé que ellos lo agradecerán, como siempre, con una sonrisa.

En estos momentos, mientras termino de escribir este artículo, ignoro hasta dónde llegaré en mi incipiente carrera literaria, este camino solitario que decidí tomar hace ya tiempo, pero puedo aseguraros que este instante figurará entre los más memorables de dicha carrera, termine como termine, y que siempre será recordado en este sitio web, pues merece estar entre Plumas y Pixeles.

Simplemente, muchas gracias.

Francisco Tapia-Fuentes Sanguino, educador y «juntaletras».






Imagen: Logotipo del II Concurso Reportero Escolar, (c) UNIR (http://reporteroescolar.unir.net/2015/)

viernes, 5 de febrero de 2016

Para buscar librojuegos en español

La mejor referencia en el mundo del librojuego en España 
la encontramos en el blog del Archimago de Manpang.
Los librojuegos fueron muy populares en la década de los ochenta, con un breve repunte a principios del siglo veintiuno y una posterior caída en el más absoluto de los olvidos, la cual ha durado hasta hace bien poco. Sin embargo, el género del librojuego se encuentra ahora en un momento de brillante ascenso una vez más, amparado por las nuevas tecnologías.

Ya he hablado en varias ocasiones del resurgir de los librojuegos y del reciente interés que parece estar levantando la ficción interactiva en general, pero no está de más recordar que la llama de los librojuegos estuvo custodiada durante años por algunos aficionados, los cuales vivieron esta pasión sin abandonarla en ningún momento pese a que su labor parecía estar condenada a no ser reconocida.

Uno de esos aficionados, hoy toda una referencia tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, es Juan Pablo Fernández del Río, más conocido como El Archimago de Manpang. Administrador del blog La fortaleza de Manpang y autor de La cofradía, durante más de siete años estuvo recopilando información y copias en PDF de todos los librojuegos que caían en sus manos, conservándolos y poniéndolos a disposición de los lectores desde su atalaya digital. Gracias a ello, muchos títulos han llegado (y siguen llegando, gracias a la gente que ha recogido el testigo) hasta nosotros.

La base de datos está disponible
en juegosnarrativos.com
Pues bien, ahora nuestro Archimago (junto con el incombustible Jacobo Feijóo) nos brinda la oportunidad de poder acceder a la base de datos que han creado entre los dos a lo largo del último año. Se trata de una tarea titánica, gracias a la cual podemos buscar cualquier librojuego que haya sido publicado en España desde 1983, lo que nos deja con la friolera de unos seiscientos setenta títulos aproximadamente, número que podría incrementarse próximamente con la incorporación de nuevas referencias a dicha base de datos.

Os animo a que le echéis y probéis a introducir nombres de autores, editoriales o incluso partes del título y comprobéis por vosotros mismos la potencia de este imponente legado para los amantes de la literatura interactiva en la lengua de Cervantes. Seguro que más de uno se sorprende...





Imágenes: logotipos de "La fortaleza de Manpang" y "juegosnarrativos.com"

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos