domingo, 20 de marzo de 2016

Música desde el infierno

La música es un recurso muy útil para desatar la creatividad, ya sea mientras se escribe, se lee o se dirige una sesión de un juego de rol. En un artículo anterior, ya traté la importancia de los recursos musicales en cuanto a potenciar la inmersión en los jugadores o para reforzar las descripciones.

Hoy os presento una de las joyas que tengo en mi propia biblioteca musical personal. Mi sufrido grupo de jugadores ya la conocen, debido a que es la que suelo utilizar para ambientar los pasajes más escabrosos de campañas de ciencia ficción como, por ejemplo, Dragonstar o Hell on Earth.

¿De qué estamos hablando exactamente? Hablamos, ni más ni menos, que de Doom: The dark side of Phobos.

Para los más jóvenes, recordemos que Doom fue uno de esos videojuegos que han hecho historia y que dio lugar al género de los FPS (First Person Shooter) tal y como lo conocemos hoy. Aquellos alucinados jugadores de 1993 muy pronto se vieron inmersos en alocadas persecuciones por pasillos casi infinitos, acosados por demonios venidos directamente desde el infierno y vendiendo caro su pellejo con todo tipo de armamento y mucha, mucha acción.

Parte de la gracia del juego de ID Software estaba en la banda sonora, creada especialmente por Robert Prince, la cual combinaba el rock guitarrero de la época con algunas creaciones propias de corte más siniestro, dando origen a lo que se ha llegado a conocer como «música tipo Doom». Posteriormente, y gracias a la comunidad conocida como Overclocked Remix (especializada en hacer versiones de melodías de videojuegos), en 2004 se creaba el proyecto Doom Remix Project: The dark side of Phobos, de la mano de un puñado de artistas. El resultado son dos discos que contienen veintitrés pistas de música, basadas en los temas originales de Bobby Prince.


Los dos discos, que reciben los nombres de Phobos y Deimos, son de libre descarga y pueden ser utilizados únicamente con fines no comerciales, citando a la fuente original siempre que se haga uso de ellos.

Es una música rápida y desenfadada, con un toque que recuerda mucho al rock industrial, y que resulta muy recomendable para crear la atmósfera adecuada en partidas de gatillo fácil, ambientadas en oscuras instalaciones del espacio profundo pobladas por criaturas de pesadilla. Todo un regalo para el oído y para la vista, si eres de los que les gustan los pasadizos llenos de monstruos horrendos.


Si quieres descargar The dark side of Phobos, puedes hacerlo desde aquí.




Imágenes: 
Cover art front, by Mr.Firecracker (http://doom.ocremix.org)
Portada original de Doom, propiedad de Id Software.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos