domingo, 8 de mayo de 2016

Cosas que he aprendido escribiendo ciencia ficción y fantasía

Panorámica de una ciudad de ciencia ficción

Es curioso pero, cuando decimos que nos dedicamos a la escritura de ciencia ficción y fantasía, parece que se crea alrededor de uno algún tipo de aura extraña que lo convierte en una persona con «demasiados pájaros en la cabeza» Y es que los seres humanos somos lo que hacemos, y cuanto más hacemos, más nos convertimos en eso que hacemos.

Escribir, ya sea un relato, una novela o un guión para uno de nuestros de juegos de rol es un arte que, poco a poco, va convirtiendo al que lo practica. Con el tiempo y con la práctica suficiente, arte y artista terminan siendo una sola cosa, algo que se mueve y respira de una manera peculiar y, por suerte para nosotros, única. En cierto modo, una vez que quedas atrapado por los cantos de sirena ya no tienes escapatoria. El género es como un par zapatillas que uno se calza para estar más cómodo y sentirse como en casa aunque esté lejos de ella. Podrás hacer variaciones en detalles mínimos, pero es muy complicado abandonar el género que te ha enamorado y del que podrás aprender un buen montón de cosas.

Cosas que he aprendido escribiendo ciencia ficción y fantasía:

1) Elige tu camino cuidadosamente: si vas rebotando de género en género, o eres muy bueno en lo que haces o nunca llegarás a dominar ninguno a la perfección. Busca algo que te salga de la manera más natural posible y lánzate a ello, a sabiendas de que el éxito no está garantizado y de que, cuanto más extraño sea, menos posibilidades de gustar a un gran publico tendrás.

2) Lee mucho, especialmente del género sobre el que quieres crear historias. Esto es un pilar básico. Se supone que un narrador, escritor o director de juego es una persona culta. He visto en jornadas de rol a directores con menos cultura que los jugadores y lo mismo ocurre con algunos que presumen de escribir mucho y de no leer nada. Evita a ese tipo de personas como a la peste, pues no te van a enseñar nada.

3) Haz que tu mundo sea original: nos atrae los extraño (Orson Scott Card, «Cómo escribir Ciencia-ficción y fantasía»), así que deberías pensar en qué hará que tus historias, tramas y personajes sean peculiares. Si lo único que haces es copiar a otros, no tendrás un sabor original.

4) Haz que tu mundo sea coherente: desarrollar un mundo o un universo de juego, tanto para tus relatos como para tus campañas de ro no es algo que deba tomarse a la ligera. Debes pensar en todos los detalles para que ese universo funcione. En pocas palabras, tu mundo de fantasía tiene que parecer real. Busca ayuda si es necesario. En ese sentido, voy a barrer para casa y te recomiendo Mundos Fantásticos, escrito por un servidor, pero no es la única fuente. Hay muchas fuentes. Busca e investiga por ahí.

5) No temas volver al banco de trabajo: ahí estás tú, con tu nuevo y flamante mundo ficticio esperando captar la atención del lector o de un ávido grupo de jugadores y las cosas no resultan como esperabas. Alguien encuentra un fallo en tu mundo y no teme decírtelo a la cara, como. En ese caso, lo mejor es haber dejado unas cuantas puertas abiertas y, sobre todo, tener la flexibilidad necesaria como para rectificar y volver a plantear las cosas. Autores de renombre como Larry Niven (autor de la deliciosa Saga de Mundo Anillo) tuvieron que escribir varios libros explicándoles a sus fans cómo funcionaban sus mundos.

6) Prepárate para la indiferencia: por desgracia, el escritor de ciencia ficción no es considerado como un escritor serio en el mundo literario. Ciertamente eso está cambiando, pero es algo muy lento. Lo habitual es que, cuando alguien se entere de que escribes, te pregunte: «¿Así que escribes? ¿Y sobre qué?» ; Minutos después, cuando esa misma persona se entera de lo que haces, lo habitual es que te devuelva una educada sonrisa del tipo de las que se dedica a los niños que juegan en el parque, a veces acompañada de un «¡Vaya! Espero que tengas suerte.», o algo parecido. Ten en cuenta que, al menos en España, todavía somos autores de géneros recientes y que en los ambientes literarios están considerados como poco o nada serios. En ese sentido, todavía estamos a mucha distancia de países con otras mentalidades, como los de origen anglosajón.

7) Relaciónate con otros que piensen como tú: lo semejante atrae a lo semejante. Busca en tu ciudad o fuera de ella (internet es un puente maravilloso para ello) asociaciones de personas que se dediquen a tus mismos intereses y charla o chatea con ellas. Probablemente, y salvo que seas de esos que se llevan mal con la gente, obtendrás una respuesta positiva y crecerás como persona mientras compartes con otros tus propios puntos de vista. Muchas de dichas asociaciones son de tipo profesional y para entrar en ellas se requiere de algunos requisitos mientras que, para otras, no. Evidentemente, los apoyos que puedas obtener de unas y otras serán diferentes, pero no está mal tener presencia en varias si crees que lo tuyo va en serio.

8) Acude a todos los eventos que puedas: este punto va unido con el anterior. Por suerte, cada vez es más fácil que haya actividades de ese tipo a nivel nacional, aunque todavía son menos de las esperadas. En España, las principales convenciones de este estilo son las jornadas Celsius 232 de Avilés (Asturias), las Elf2H (Dos Hermanas, Sevilla) o la itinerante Hispacon, que este año se celebrará en Barcelona. Siempre merece la pena acudir a ese tipo de eventos para conocer (aunque sea de lejos) a escritores de talla mundial, hacer valiosos contactos o empaparse un poco del ambiente y de la sensación de no ser un bicho raro, así que es algo que recomiendo desde mi punto de vista.

Y eso es todo. Para la semana que viene tengo preparada una sorpresa en este mismo blog, pero de ello ya hablaremos. Nos leemos.


Imagen: «Depiction of a futuristic city», autor desconocido, (fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Science_fiction)

Entrada destacada

Bloqueo de escritor: dormir en los brazos del dragón