lunes, 30 de mayo de 2016

Estamos de cumpleaños en «Con Pluma y Píxel»

«Inicio una nueva andadura con un nuevo blog, que espero se convierta poco a poco en mi página personal. Ha costado dar el paso, pero merecerá la pena. Pretendo llenarlo con todas esas cosas que me interesan y definen. Salu2 ( ^^)»

Tal día como hoy, pero de 2008, me lanzaba a la aventura de escribir este blog. No tenía ni idea de para qué iba a utilizar el blog, ni el estilo que quería darle, ni quién o cómo iba a ser mi lector ideal. ni siquiera tenía la mas remota noción de lo que significaba el posicionamiento SEO y, he de decir, que ni me importaba demasiado. Simplemente quería escribir acerca de mi y de las cosas que me gustaban y, de paso, servir para compartir cositas frikis con mis amigos.

INVASIÓN (2002), mi primer FPS
Ciertamente, las primeras entradas eran lo más parecido a un elefante entrando en una cacharrería, pues se trataba de textos cortos y sin ninguna línea de cohesión los unos con los otros, pero supongo que eso pasa en todos los inicios. Junto al desorden y el caos se juntan las mayores energías e ilusiones. Y no es que me faltara experiencia (que también), pues anteriormente había sido el creador y administrador de mi propia web de videojuegos, llamada Scarabeus Juegos. De hecho, la página web todavía existe y se puede visitar, aunque hace mucho que ya no la actualizo porque hay otros intereses y obligaciones que reclaman mi atención al cien por cien. Eran los comienzos de mi andadura digital, pero yo todavía no lo sabía.

Mi primera vuelta a las letras, después de que alguien me convenciera de que no merecía la pena. había venido de la mano de mi fanfiction Memorias de Tyria, La verdad es que este experimento literario, que yo denominé «literatura mosaico», en realidad recibe el nombre técnico de «novela coral» cuando está más elaborado, pero eso era algo que yo tampoco sabía por aquel entonces. Las aventuras de aquellos personajes fueron francamente divertidas y constituyeron la semilla de muchas cosas buenas que vendrían después, tales como su hermano gemelo Memorias de Azeroth.

Mientras, el blog (que entonces se llamaba «Pakotepakote») proseguía su andadura con periodos de gran productividad seguido de abismales parones, en los cuales se iba cincelando, golpe a golpe, lo que sería el blog que tienes en pantalla en estos momentos. Publicaba de todo, especialmente avances de mis partidas roleras (Vacío, de Lobo Solitario) , recordatorios de personajes especialmente relevantes (La historia del caballero triste), crónicas de mis aventurillas on-line (Retorno a la Puerta de Baldur) o pequeños reportajes de jornadas roleras (Todo lo bueno se acaba).


Algunas entradas fueron especialmente divertidas, tales como Hablar como R2D2, la cual, a pesar de ser una tontería como la copa de un pino, resultó siendo una de las más populares. Lo mismo pasó más tarde con Little Cthulu.



Sin embargo, no todo fueron tiempos felices (Escribir por escribir) pues hace unos años no era nada fácil mantener o promocionar determinadas aficiones en España sin que te mirasen como a un bicho raro (El país de Don Quijote). Más a menudo de lo que me hubiera gustado, creí que iba a tirar la toalla (Mensaje en una botella) y dedicarme a ser como los demás. Pero eso hubiera supuesto que los Hombres Grises hubieran ganado la batalla por la creatividad y eso era algo que no podía ni debía consentir, así que volví a la carga un sinfín de veces retirándome a lamer las heridas otras tantas, hasta que logré hacer andar «Con Pluma y Píxel» una vez más.


Desde estas páginas he querido ofrecerte, querido lector, artículos interesantes del mundo del rol  (Aventuras con sabor) y hemos asistido al renacimiento de los librojuegos como género literario (Ante una nueva edad de oro), de la mano de la Asociación Dédalo (Consolidando los librojuegos en España) y relatando la crónica de un acontecimiento del calibre del Primer Encuentro de Librojuegos y Ficción Interactiva de España (Encuentro de librojuegos: Con Pluma y Píxel estuvo allí).


Y aquí nos encontramos ahora, con un blog a pleno rendimiento y con dos libros publicados (Mundos Fantásticos y Rescate en Remsis VII). Y esto no parece tener intención de parar, pues ya estoy trabajando a toda máquina en otros proyectos literarios y en numerosos artículos para ofrecer lo mejor y difundir aquello que se ha convertido en mi lema personal y que es una auténtica declaración de principios:

"He forjado mi simple plan, si doy una hora de alegría 
al muchacho que es a medias un hombre
 o al hombre que es un muchacho a medias"
(Sir Arthu Conan Doyle, "El mundo perdido")

Entrada destacada

Bloqueo de escritor: dormir en los brazos del dragón