sábado, 20 de agosto de 2016

Librojuegos con Inklewriter

Screenshot de Inklewriter
Algunas veces me han preguntado que cómo es eso de escribir un librojuego e, invariablemente, yo suelo responder «Muy divertido y muy pesado», lo cual deja a mis interlocutores un tanto perplejos, a pesar de ser cierto. Escribir un librojuego es muy diferente a escribir un relato convencional y, de hecho, para mi resulta infinitamente más cansado. Los librojuegos van divididos en secciones o páginas, entre las que navega el lector mediante el procedimiento de «Si quieres hacer esto, pasa al número tal». Es importante detenerse a observar que esto implica escribir un pequeño párrafo para cada elección y que la lectura consecutiva de los mismos debería ser coherente y no dar la sensación de ir leyendo a empujones. Hay muchos modos de abordar la escritura de librojuegos (yo tengo la mía propia), pero para los que se inician no suele venir mal una ayuda. Aquí es donde entran algunas aplicaciones, una de las cuales es Inklewriter, de Inkle Studios.

¿Qué es Inklewriter?

Se trata de una herramienta para que permite crear historias interactivas al más puro estilo «elige tu propia aventura». En principio, se trata de un software gratuito, pero también ofrece determinados servicios de pago, como veremos más adelante.

Acceder a esta herramienta informática es muy simple. Lo primero que tenemos que hacer es seleccionar la opción Start writing, lo cual nos llevará a una pantalla en la cual se nos pedirá registrarnos con un correo electrónico y una clave. Una vez hecho esto, y tras efectuar las correspondientes operaciones de registro, podemos empezar a escribir.

La interfaz es muy intuitiva, de modo que permite ir escribiendo sobre la marcha, añadir opciones en la parte inferior de cada párrafo y hacer un seguimiento del árbol de decisiones, así como insertar imágenes a nuestro gusto. Para los usuarios más avanzados, también dispone de la posibilidad de añadir determinadas rutinas lógicas que nos permitan mostrar y ocultar determinadas opciones si no se han dado determinadas condiciones, lo cual es un complemento perfecto si deseamos añadir tramas no visibles para el jugador, aumentando de ese modo la jugabilidad.


Una vez terminada nuestra historia interactiva, podemos subirla a la red, tarea para o cual se nos proporcionará una URL desde la que cualquier persona podrá leerla en la plataforma de Inkle. Si además queremos verla publicada fuera del entorno que se nos facilita, podemos optar por el servicio de conversión a un archivo HTML, lo cual nos brinda la posibilidad de convertirlo por nuestra cuenta en un formato Word o PDF, o incluso de solicitar la conversión directa a Kindle (esta última opción es de pago).

Con esto damos por terminado el artículo de hoy. Hemos visto que es muy sencillo implementar un sistema de elecciones en nuestros relatos sin partirnos demasiado la cabeza y seguro que más de uno le encuentra muchas utilidades. Sin embargo, no tenemos que perder de vista que esto solo es la punta del iceberg, porque el verdadero meollo de la cuestión sigue siendo la propia historia y eso, como viene siendo habitual, es algo que como escritores deberemos desarrollar por nuestra cuenta y riesgo. Ahí, en la creación de historias que atrapen al público, es donde reside la verdadera importancia de la tarea del escritor.

Entrada destacada

Penny Dreadful y Dime Novels