sábado, 8 de octubre de 2016

Segundo Encuentro de Ficción Interactiva: Con Pluma y Píxel estuvo allí

Asistentes al meetup

Como ya sabéis, el pasado 24 de septiembre se celebró en Madrid el Segundo Encuentro de Ficción Interactiva, a cargo de la Asociación Dédalo. El evento, con un presupuesto más modesto que el de su predecesor, se llevó a cabo en el Centro Juvenil Tetuán de Madrid. Sin embargo, si hay algo que destacar en esta segunda edición, ha sido precisamente la variedad de sus ponencias y, sobre todo, la calidad técnica de algunas de ellas, fruto de la experiencia obtenida el año pasado.

La jornada comenzó con la presentación del evento por parte del presidente de Dédalo, Fernando Lafuente, tras la cual dio comienzo la primera charla de las jornadas, a cargo de Juan Miguel Lorite. Su ponencia, titulada «Contar historias en un mundo líquido: #Textored», se centró en destacar la importancia de la exploración de posibilidades narrativas a través de un medio virtual y cambiante como es el de la web 2.0. Tuvimos la oportunidad de comprobarlo con el proyecto Where is Shakespeare?, fruto de este deseo de aumentar el aprendizaje mediante el flujo de información disponible en internet. Como nota de color, se nos proporcionaron unas paletas de colores para interaccionar con la ponencia, modificando el rumbo de la misma en un sentido o en otro, lo cual fue todo un acierto.

Tras esta intervención, llegó uno de los platos fuertes del día: la videoconferencia con el gran Ricard Ibáñez, a razón de la reciente publicación del librojuego Roñan el fárfaro, un ejemplo patrio de cómo puede hibridarse el humor con la ficción interactiva, muy al estilo de lo que ya lograra en otro tiempo el genial J. H. Brennan en los ochenta. Por desgracia, la propia inestabilidad de la conexión hizo un flaco favor a nuestro más ilustre ponente. Aún así, Ricard supo adaptarse a las condiciones y nos dejó una buena sensación de colaboración y, por supuesto, humor.

Francisco Tapia en el Meetup Dédalo
Y, tras el insigne Ibáñez, le tocó el turno a un servidor, un autor casi desconocido venido del mundo de la educación y de la autopublicación. Mi charla, titulada I did it my way por analogía con la canción del gran Frank Sinatra, me hizo adoptar el jocoso nombre de Frank Tapia, sobrenombre del cual me temo que no podré apearme en muchísimo tiempo. Tras presentarme para aquellos que no me conocían, compartí con los demás mi propia trayectoria como autor de ficción interactiva desde sus inicios hasta los últimos proyectos. Aunque ya dedicaré un artículo más adelante a explicar en esta página los pormenores de dicha trayectoria, he de decir que la experiencia me sirvió para recapacitar acerca del camino emprendido «entrando por las gateras cuando me cerraron las puertas» y me ha servido para valorar mucho más todo aquello que he vivido.

Chemo MeetupLa siguiente videoconferencia también presentó problemas técnicos, a pesar de que se intentó una conexión más fiable. En esta ocasión, se trataba de Chemo, uno de los cerebros detrás de Comunidad Umbría, que nos explicaba su último gran proyecto, conocido como Autorol. Nos maravillamos con lo avanzado que va ya el proyecto, en el cual podremos crear nuestros propios módulos autojugables de rol, llevando la experiencia de Comunidad Umbría a unos niveles que ni siquiera hubiéramos podido imaginar. 

Después tuvimos la oportunidad de escuchar, una vez más, a Jacobo Feijóo, cofundador de Dédalo, que había venido para hablar de la gamificación en un entorno laboral que cada vez demanda más formación por parte de los empleados para adaptarse a las exigencias de una sociedad que evoluciona cada vez más deprisa. Según Jacobo, la clave para guiar los procesos de aprendizaje de nuevas habilidades, así como de búsqueda de capacidades ocultas de una manera agradable, pasa por el uso de la narrativa como herramienta.

Las siguientes ponencias tuvieron lugar después de la pausa para la comida, momento que aprovechamos para reunirnos staff y allegados y compartir unos deliciosos momentos de vernos las caras y escucharnos en directo y no leídos a través de una pantalla o por teléfono.

Empezamos la tarde con la presentación de Outsider!, por parte de Fernando Lafuente, cotraductor de este librojuego de próxima aparición. Hay que decir que Ousider! es una rara avis, uno de esos librojuegos escritos por aficionados al sistema Fighting Fantasy (de hecho, estuvo durante mucho tiempo formando parte de la base de datos de FFProyect) que logró llamar la atención de los cazatalentos de Dédalo y terminó siendo adaptado al castellano y, por supuesto, mejorado en más de un sentido. Tras los saludos por parte del autor original, Gavin Mitchell, a través de una videograbación, Fernando nos expuso los pormenores de su periplo para traducir el libro y convertirlo en un producto comercial. Hay que decir que el proyecto tiene muy buena pinta, ilustrado por el genial Huargo (el mismo de La Cofradía o Roñan el fárfaro) y que hay unos cuantos que hemos quedado impactados por lo novedoso del planteamiento del mismo, razón por la cual le he reservado un lugar en mi estantería para cuando salga.

La tarde siguió avanzando, esta vez de la mano de Johan Paz, el cual nos sorprendió con Squiffy, una autentica experiencia de simulación en formato texto para escribir ficción interactiva. Fue una de las ponencias más densas, tanto por el elevado nivel técnico (al menos, para un servidor) como por la cantidad de posibilidades abiertas en algo tan sencillo, en apariencia, como un entorno de texto. Se trata de elevar al género de las aventuras conversacionales, en las cuales el jugador introducía sugerencias a través del teclado, a unos niveles de complejidad que apuntan, sin dudarlo, en la dirección de la inteligencia artificial de un futuro cada vez más cercano.

concurso de televisión
El siguiente en deleitarnos fue Juan Pablo Fernádez, más conocido como el Archimago de Manpang, autor de La Cofradía, entre otras cosas. El "Archi" nos sorprendió por videoconferencia con una versión del concurso «¿Quién quiere ser millonario?», pero con preguntas acerca del mundo de los librojuegos más clásicos. Lleno de ingenio y buen humor, nuestro Archimago nos hizo olvidar su ausencia y nos regaló, a través de skype, algunos de los momentos más hilarantes de la sesión.

Tras el concurso tuvimos la oportunidad de escuchar a Xavi Fontcuberta, el cual nos presentó RollPath, una interesante aplicación para llevar las aventuras interactivas al terreno de los dispositivos móviles. La ponencia de Xavi estuvo basada en los estudios empíricos realizados para mejorar la experiencia de los jugadores durante sus aventuras en Rollpath, en especial en cuanto al equilibrio existente entre el riesgo, el premio y la influencia del azar. Una vez más, se hace necesario recordar que, aunque la teorización acerca de la ficción interactiva no es un campo precisamente nuevo, todavía queda mucho por debatir, reflexionar y experimentar al respecto.

cuenta atrás juegoTerminamos la tarde con dos actividades muy refrescantes, para aligerar la carga teórica y técnica de las anteriores ponencias. Una de ellas fue la lectura conjunta de Cuenta Atrás (Fernando Lafuente), esta vez en su versión como aplicación, todavía en desarrollo. La otra fue el sorteo de librojuegos, tanto nuevos como descatalogados. Allí aparecieron auténticas piezas de museo, de elevado valor sentimental y/o monetario, junto con otras aportaciones tales como La maldición de los comensales de Górgona Pulp. Aquí he de decir que también estuvo mi pequeñín, Rescate en Remsis VII, que tomó por primera vez forma física como un cupón de regalo, impreso y plastificado, para participar también del sorteo entre los asistentes al evento. Creo que incluso se me cayó la baba...

La experiencia de este segundo encuentro nos ha dejado a todos los que participamos en él con ganas de más y, sobre todo, de más nivel. Somos pocos todavía, procedentes de diferentes lugares de España, pero unidos por un sueño común, que no es otro que el de dignificar un género, el de la ficción interactiva, y llevarlo a nuevas cotas de reconocimiento tanto en el mundo del ocio como en el profesional. Somos conscientes de que el camino no ha hecho más que empezar y que todavía queda mucha labor por hacer. Tenemos fuerza para emprender cosas nuevas y creatividad para hacer que todas ellas cristalicen en formas inimaginables. El futuro, hoy por hoy, es nuestro. ¡Sigamos así!

Entrada destacada

Bloqueo de escritor: dormir en los brazos del dragón