sábado, 4 de marzo de 2017

¿Por qué el 4 de marzo es un día tan importante para nosotros?

dungeosn and Dragons original set

Para todos los que estamos metidos en este mundillo de los juegos de rol, hoy es el Día del Máster. Para los que no lo están, probablemente no signifique nada pero puede que sientas curiosidad por qué este día resulta tan importante en las comunidades nacidas al amparo de los dados y los dragones.

Tal día como hoy, fallecía el diseñador de juegos Gary Gygax, conocido por ser el padre de los juegos de rol tal y como los entendemos hoy, esto es, como pasatiempo interactivo. Los juegos de rol o psicodramas ya existían desde los años sesenta, pero este hombre supo ver el potencial que entrañaba su utilización en el mundo lúdico, aunque fuera de una manera bastante peculiar en sus inicios.

Los años del final de la década de los sesenta, y los setenta, fueron fecundos en muchas cosas, en especial en la manera de abordar cualquier asunto desde un punto de vista no tradicional. Se rechazaron las distracciones de tipo pasivo, como la televisión, y se empezaba a solicitar la participación del público en las representaciones teatrales, como una manera de darles algo de lo que carecían hasta la fecha: la interactividad con el propio espectáculo. Fueron años de muchas locuras, de hippies, de la guerra de Vietnam, de la psicodelia y de las revueltas estudiantiles, con sus intentos de luchar por lo imposible. De hecho, la pintada en París que decía «Frodo vive» habla de cómo estaban las cosas entre la que luego se denominó «generación de mayo del 68». También fueron años de experimentación psicológica, con el campo de la guerra fría y la amenaza del holocausto nuclear como telón de fondo, y de estudios antropológicos o la creación de las terapias de grupo.

chainmaill game

En medio de todo ese movimiento, más bien tirando hacia la primera mitad de la siguiente década, a los norteamericanos Gary Gygax y Jeff Perren se les ocurrió utilizar sus miniaturas de los wargames que las utilizaban para crear un juego nuevo, en el cual hubiera que jugar con una sola figurita y enfrentarse a diferentes retos. Bajo esta premisa surge Chainmail en 1971. El juego, todavía muy tosco, no tuvo el impacto que se esperaba en un principio, razón por la cual fue descatalogado bastante pronto.

Sin embargo, los primeros pasos ya habían sido dados. más tarde, en 1974 y con la ayuda de Dave Arneson, el juego evolucionó de una manera que marcaría un antes y un después en la historia de los juegos de mesa. Se personalizaron los personajes del Chainmail y se diseñaron reglas de juego para poder recorrer una serie de oscuros laberintos, bautizados como Dungeons y habitados por toda una pléyade de criaturas fantásticas y repletos de tesoros. El juego hacía referencia a la fantasía medieval más pura, con claras raíces tolkienianas, así como al hecho de explorar dichos laberintos, razón por la que fue bautizado como Dungeons&Dragons.

En España el juego llegó un poco más tarde, de la mano de la desaparecida Dalmau Ediciones, la cual tan solo publicó el manual básico en su proverbial caja roja, tal y como se había hecho en la edición americana, cuya ilustración de portada se convertiría, con el tiempo, en una imagen de culto en todo el mundo. Por desgracia, el tirón del juego en España fue escaso, quizá debido a la novedad, así que el juego dejó de editarse tras esa primera edición, en la cual los personajes podían llegar hasta el nivel tres, pero en la que se anunciaban futuras expansiones de los reglamentos que fueron relegadas al olvido en la lengua de Cervantes.

Aún así, las semillas habían sido plantadas y los aficionados de la época se las ingeniaron para hacerse con los manuales en inglés, francés o alemán, y seguir con el camino que habían encontrado para pasar juntos las tardes y las noches de ocio. No sería hasta los noventa que el viejo Dungeons&Dragons volvería a ser editado en nuestro país, coincidiendo con el periodo dorado del rol en España, una etapa que los más viejos del lugar (entre los que me incluyo) tendemos a idealizar pero que, sin lugar a dudas, dio una de las mayores explosiones creativas en cuanto a novelas y juegos de mesa, tablero y rol de los últimos treinta años.

roleplaying gamers

Por tanto, querido lector que has nacido en el mundo de internet y de la telefonía móvil, cuando veas a un vejete como yo disfrutar de cosas sencillas como un grupo de amigos alrededor de una mesa, con unas hojas de papel y un montón de dados extraños, recuerda que hubo un tiempo en el que no todo era tan sencillo y que hubo muchas dificultades que superar (incluso nos llamaron asesinos) en un país que no ve con buenos ojos las innovaciones que lo sacan del amodorramiento. Acuérdate de estas palabras cuando juegues a World of Warcraft o veas Juego de Tronos, porque no todo fue tan sencillo hace no demasiado tiempo.

drakkar

Y ahora, queridos lectores, me voy a jugar una partida con mis amigos. Hoy compartiremos una aventura de vikingos del año ochocientos, con toques de aventura y de historia real a partes iguales. Hemos desembarcado en la costa de lo que luego se llamará Escocia, para ayudar a los scotos a combatir a las hordas de feroces pictos. La última sesión lo dejamos tras desembarcar y dejar tirados en la playa a un tercio de nuestros compañeros, muchos de los cuales seguro que ya están disfrutando del banquete de Odín, esperando la llegada del Ragnarok, la guerra del fin del mundo. Los dioses tejieron la madeja de la vida hace ya mucho tiempo, así que la suerte está echada.
¿A que mola? Quizá deberías probarlo, quién sabe...


¡Feliz día del máster!

Si te ha gustado este artículo ¡compártelo!
Si no lo has leído porque estás en una partida, ¡compártelo mañana!



Entrada destacada

Hablemos de librojuegos