20 de mayo de 2017

Cómo darse a conocer con cierto estilo y muchas dudas

Payaso en plena actuación
El pasado día 13 estuvimos en Librería Moria (Logroño) presentando Hijos de la Destrucción, en un evento que era más una declaración de intenciones que un estreno, ya que el libro llevaba publicado desde febrero y había alcanzado un éxito local notable para tratarse de un autor desconocido.

Antes de seguir, he de confesar que la mañana empezó de la peor manera posible, tras una noche de mal dormir y un coche cargado hasta los topes de material para el montaje audiovisual, carpetas, una caja de libros, una carpeta llena de documentación (albaranes incluidos, que la venta en tienda es algo muy serio) y una segunda caja con el material para el sorteo que hubo después. Tuve que hacer dos viajes de la tienda a mi casa porque me había dejado algunas cosas (o llevado las que no eran, como unas llaves que no eran las mías) y, por fin, a las doce pasadas, pudo comenzar la presentación.

Con la sala de juegos de Moria repleta hasta los topes y en pleno Día del Cómic Gratis, mi equipo y yo emprendimos la marcha sin saber muy bien qué podía depararnos la mañana. Había bastantes caras conocidas, aunque otras no lo eran en absoluto. La grabación del evento iba a ser como la guinda del pastel para propulsar a Con Pluma y Píxel hasta un nivel superior al que tenía hasta la fecha y eso me hacía sentir bastante incómodo.

El problema de siempre en este tipo de cosas es el de la visibilidad, pues si no eres visible da igual que escribas como los ángeles, que nadie se va a enterar. En ese sentido, recomiendo la lectura de esta guía escrita por Ana González Duque para empezar a dar los primeros pasos en un camino no exento de dificultades, pero también de alegrías. Por otro lado, ya no soy solo un escritor (poco conocido) sin más, sino que ando liado echando a andar una pequeña editorial, con todo lo que eso implica de cara a relaciones sociales y laborales en un mundo competitivo y fascinante a la vez.

Así pues, el reto de la presentación era doble: por una parte, había que presentar un libro; por otra tenía que darme a conocer de la mejor manera posible y delante de un público que no tenía por qué ser el habitual. En los últimos meses, Con Pluma y Píxel ha dado unos pasos cualitativos gigantescos, impensables hace un año, lo que significa que alguna gente anda preguntándose acerca de este tipo que empieza a moverse por el mundillo editorial, aunque sea entre los pececillos pequeños.

De todo ello seguiremos hablando en otras ocasiones, más que nada porque ahora, en lugar de contártelo, prefiero que lo veas y escuches en esta grabación de la primera parte del evento, pues será casi como si hubieras estado allí. El sonido no es muy bueno porque había mucha gente y, de hecho, me temo que llegamos a superar el aforo del local. Sin embargo, creo que tengo una buena labia y me podrás escuchar con una relativa facilidad sin tener que poner el volumen al máximo.



Y esto ha sido todo. Aunque no es el primer vídeo dedicado a mis peripecias hasta la fecha, sí que ha sido en el que más cariño he puesto, mejorando lo que ya existía y proyectándolo hacia el desconocido y alentador futuro. Espero que me acompañes en futuras entregas en este blog, pues todavía tengo que editar la segunda parte del evento, en la cual muestro cuál ha sido la génesis de los Hijos de la Destrucción...así como alguna que otra sorpresa que se ha ido colando en esta ocasión.

Hasta la semana que viene, si no nos vemos antes. Nos leemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.