25 de junio de 2017

Cuatro consejos para escritores que buscan asociarse

linked hands
Que la escritura es un camino solitario, sobre todo cuando el autor se encuentra consigo mismo en sus mundos ficticios y en pleno diálogo con sus personajes (aspectos de sí mismo), es algo que ya hemos comentado en más de una ocasión. Si además optamos por el mundo de la autopublicación, la brecha se hace todavía más evidente, pues tenemos que ser escritores y empresarios a la vez.

Sin embargo, los escritores (y los empresarios incipientes) no deberían tener que caminar en solitario. Es humano el desear la compañía de otros que nos estimulen y nos ayuden en los momentos de necesidad, a los cuales poder devolver el apoyo en cuanto lo necesiten. En estas cuestiones, es el apoyo espiritual el que más necesita un escritor, seguido de la guía en los entresijos de la escritura en sí, y el que solo puede dar aquel que ya ha recorrido esa misma senda o que se encuentra en esos momentos recorriendo el mismo tramo. A veces basta con estar ahí para no sentirse solos y poder compartir lo que vivimos y nos atrajo a nuestra actividad favorita.

También hay quien busca oportunidades laborales o subir de categoría a base de conocer gente y de darse a conocer. Ese tipo de contactos profesionales suele ser más un intercambio de posibles e influencias y reviste de gran importancia en cualquier actividad económica, ya que la telaraña de contactos o networking terminará redundando en el beneficio mutuo.

Antes de asociarse

Visto lo anterior, resulta más que interesante buscar un grupo que responda a nuestras necesidades y aspiraciones. Sin embargo, hay que tener las cosas claras antes de decidirnos por pertenecer a un determinado grupo o colectivo. Para ello, y en una primera aproximación, podemos considerar los siguientes aspectos:

1) Grado de compromiso: no es lo mismo una comunidad online (ya sea un grupo de redes sociales, un foro o una iniciativa) que una asociación o una cooperativa. Así, mientras que las primeras no suponen más que la aceptación de unos objetivos y unas normas de conducta, pertenecer a una de las segundas supone aceptar unos compromisos de mayor calado, tanto más importantes cuanto mayor sea el peso del colectivo y la ambición de sus objetivos.

2) Objetivos que persigue: antes de unirnos a un colectivo es necesario conocer qué objetivos persigue. Algunas asociaciones buscan la difusión de un determinado género literario o la promoción de sus miembros, mientras que otras tienen puestas sus miras en metas mayores. Elegir sabiamente qué deseamos es una de las cosas a tener en cuenta antes de tomar contacto con ningún grupo, no vaya a ser que salgamos decepcionados porque nuestras expectativas no se corresponden con lo que nos están ofreciendo. No olvidemos que preguntar es gratis.

3) Obligaciones: a medida que aumenta la ambición de los objetivos perseguidos por un grupo, tanto mayor implicación se espera de sus integrantes. Así, en un grupo de discusión (foros, redes sociales) suele bastar con una participación más o menos regular y con el cumplimiento de unas normas básicas de educación o netiqueta. Por el contrario, en una asociación se suele pedir un grado mayor de compromiso, además de unas pautas marcadas por la legislación, tales como unos estatutos o unas obligaciones fiscales y económicas.

4) Cuotas: en general, participar en una comunidad no suele tener un coste económico, dada la escasa infraestructura de las mismas, mientras que la pertenencia a una asociación suele conllevar el pago de una cuota periódica, cuyo importe se destina a fines diversos, que van desde el alojamiento y mantenimiento de su página web hasta la financiación parcial (o total) de las actividades, pasando por los sueldos del personal laboral o los alquileres de la sede social, en caso de haberla. En las cooperativas, el aspecto económico es de importancia capital, ya que suelen compartirse tanto los beneficios como las cargas económicas, de un modo más o menos equitativo entre los cooperantes.

Con analizar estos cuatro puntos ya tendríamos que estar en disposición para elegir la pertenencia al colectivo que más nos convenga. Los detalles concretos de cada uno de ellos es mejor tratarlos con la persona que esté al cargo, para lo cual nos dirigiremos a la sección «contacto» de su página web, donde nos informarán con detalle acerca de todo esto. Es importante vigilar que no se trate de actividades delictivas o de fraudes como las conocidas estafas piramidales, para lo cual es recomendable contrastar la información recibida con el parecer de amigos y conocidos antes de lanzarnos a una aventura de final dudoso.

Como una persona que viene del mundo del asociacionismo, no puedo más que animaros a participar y compartir vuestros talentos en sintonía con otras personas. No solo estaréis más cerca de conseguir vuestros objetivos, sino que el camino se os hará mucho más llevadero cuando lleguen las dificultades, pues sabréis que no camináis en solitario.

Hasta aquí hemos llegado en esta cita semanal, un día más tarde de lo planeado por motivos de índole personal. Para más adelante dejaremos algunas noticias importantes con respecto al futuro próximo de Con pluma y píxel, novedades que seguro serán del agrado de todos nuestros lectores.

Nos leemos.


Imágenes: linked hands, by Julia Freeman (http://es.freeimages.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.