domingo, 30 de julio de 2017

Hablemos de librojuegos

librojuegos modernos

En tiempos de la realidad virtual, resulta un poco tonto hablar de la ficción interactiva como si se tratara del nuevo descubrimiento de la pólvora, pero lo cierto es que sigue siendo un excelente camino para iniciarse en la lectura, además de ofrecer una visión renovada y muy fresca de lo que es un libro. Por otro lado, la mente humana es única cuando se trata de imitar a la realidad, de modo que podemos afirmar que, al menos todavía, no necesitamos demasiado para disfrutar de la mejor máquina de realidad virtual del mundo. Acompáñanos, pues, en este redescubrimiento de los librojuegos.

¿Qué es un librojuego?


Aunque el término nos remite al aspecto lúdico de los mismos y hace que los lectores más serios miren de soslayo a este tipo literatura, lo cierto es que se trata de un género en sí mismo, que además agrupa a numerosos subgéneros dentro de él porque se puede escribir casi de todo, como en una novela al uso.

La palabra «librojuego» todavía no está aceptada por la rae, y suele generar cierta confusión entre los que no están familiarizados con ellas. Así, puede confundirse con otras cosas, como los libros de juegos (recopilaciones de juegos en un libro), y los libros para jugar (a menudo, libros destinados al público infantil, con numerosas actividades con las cuales los pequeños pueden interactuar, ya sea pintando, uniendo puntos, recortando figuras, poniendo pegatinas o accionando ingeniosos mecanismos de cartón para animar escenas o descubrir asombrosas maravillas en relieve).

Portada del primer librojuego publicado por Altea en 1984
Realmente, el vocablo «librojuego» proviene directamente del término anglosajón gamebook, acuñado por Ian Livingstone y Steve Jackson en 1982 para describir a su «Warlock of Firetop Mountain» (conocido en España como «El hechicero de la montaña de fuego»), un auténtico hito en la historia de la ficción interactiva, tal y como vimos en este artículo. Más tarde, sería incorporada al habla popular cuando la desaparecida Editorial Altea tradujo y publicó las series de libros «Lucha-ficción», «Brujos y guerreros», «El reino de Zork», «Lobo solitario», «La búsqueda del Grial» y «Crónicas Cretenses», tras lo cual podemos decir que vino el boom de los librojuegos en España, en un terreno abonado por series como «Elige tu propia aventura», «La máquina del tiempo» o «Dungeons&Dragons, aventura sin fin», entre otras. Así, aunque la primera referencia en cuanto a librojuegos como tales sigue siendo Altea, hay que decir que se publicaron excelentes colecciones que tuvieron una menor difusión, tales como «La senda del tigre», «La saga del cruzado» o «Skyfall», por citar a tres de los más relevantes.

¿Cómo es un librojuego?


El formato clásico de los librojuegos parte del ya iniciado por Packard y Montgomery en 1969 para su serie de libros pertenecientes a la colección «Elige tu propia aventura» (CYOA en inglés y ETPA en la lengua de Cervantes). La idea, simple aunque no original, consiste en un párrafo o página inicial, que describe una situación determinada al lector y que termina ofreciéndole la posibilidad de elegir su siguiente acción mediante la referencia a una serie de secciones numeradas a lo largo del propio libro, en las cuales se vuelve a repetir el proceso hasta que el jugador llega a uno de los diferentes finales escritos para la historia.
Ilustración FF

Una característica de este tipo de literatura es el empleo de la segunda persona para involucrar al lector, pues los sucesos que se narran le ocurren al protagonista de la historia, de modo que tenemos su destino en nuestras manos. Del mismo modo, existen librojuegos con un personaje fijo (por ejemplo, Lobo Solitario), mientras que en otros el protagonista es anónimo. La elección de uno u otro método puede parecer irrelevante, pero la diferencia entre ambos es grande, pues en el primero se logra una aproximación mayor a la literatura tal y como la entendemos, mientras que en el segundo, el texto resulta algo más neutro. Por supuesto, en español surge otro problema, y es la imposibilidad de utilizar el género neutro para diferenciar entre personajes masculinos o femeninos, cosa que se puede solucionar proponiendo un personaje de cada, como ocurre en Wigetta (un viaje mágico), pero aun así es difícil solucionar los problemas de concordancia de género o de número.

Formato de los librojuegos


Aunque inicialmente se basaban en el soporte físico del papel, lo cierto es que en la actualidad podemos encontrarlos en todo tipo de formatos, que van desde el clásico libro encuadernado en rústica hasta las aplicaciones para dispositivos portátiles (smartphomes, tablets y e-readers), pasando por las versiones para ordenador o consola. Hoy día podemos elegir dónde y cómo disfrutar de la ficción interactiva, sin más requisitos que un dispositivo y una conexión a internet, de modo que la industria ha vuelto los ojos a un tipo de entretenimiento que parecía condenado a quedarse en los anaqueles de la historia.

Aun así, el término librojuego se aplica, sobre todo, a los formatos clásicos en papel con secciones numeradas o a sus conversiones en formato electrónico, siempre con más texto que otra cosa, ya que son los que expresan mejor el concepto inicial de este tipo de literatura.

Un montón de temáticas


En cuanto a las temáticas, existe la idea de que tiene que ser forzosamente juvenil, pero lo cierto es que hay de todo. El sector de los jóvenes lectores sigue siendo el principal destinatario de estas historias, dado el elevado valor educativo que tienen, aunque los tiempos van cambiando y las temáticas abarcan todas las existentes, incluidas las que tienen fines terapéuticos, la novela negra o la literatura erótica. El abanico de posibilidades es, pues, elevado.

Tenemos una gran cantidad de librojuegos modernos, como los publicados por Suseya Ediciones, Saco de huesos Ediciones o Nosolorol, por citar a tres editoriales que han apostado por el género. Además de ellos, hay escritores independientes que también publican sus propios librojuegos, como es el caso de David Velasco. Un apartado especial son La Saga del Merc y Lucha final, cuyo único culpable y perpetrador es un servidor.

Con esto termina el artículo de esta semana. Ya seguiremos explorando el mundo de los librojuegos para conocer muchas otras características de este fascinante entretenimiento y daros alguna que otra sorpresita pero, para que no os quedéis con hambre, a continuación os dejo una serie de jugosos enlaces.

¡Hasta la próxima semana!

Nos leemos.


Librojuegos.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están sujetos a moderación por parte del administrador. Te rogamos que tengas un poco de paciencia.

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos