sábado, 2 de septiembre de 2017

La aventura editorial de un pez pequeño

Peces de colores

Dentro de una semana, a estas horas estaré dando un curso de creación de mundos en las Ludo Ergo Sum, unas de las jornadas solidarias de rol, mesa y simulación más populares de España. Sentado con el portátil, acunado por el zumbido de la lavadora en la cocina y disfrutando de la tranquilidad de una mañana de sábado, voy desgranando las palabras por tercera vez en lo que llevo de día. Simplemente, me está resultando muy difícil escribir un artículo tan personal. Sin embargo, me parece importante contar esta historia de cómo sobrevive un pez pequeño en el estanque de los peces grandes, por si a alguien le resultara de utilidad.

La zona de confort

Uno de mis sueños (incluso desde pequeño), ha sido el de la editorial propia. Con el tiempo, aprendes a dejar de lado muchas cosas para conseguir otros objetivos, en especial de esos que te permiten comer todos los días, pero el runrún sigue ahí, dando un poco más de guerra de lo habitual en determinadas fechas. «Si me tocara la lotería, montaría mi propia editorial» es una frase que más de uno me ha oído decir todas las Navidades, que es cuando realmente malgasto invierto parte de mi dinero «por si acaso».

Soñar está bien, pero si quieres algo te lo tienes que currar y, por supuesto, ni siquiera entonces tienes el éxito asegurado.

Despacito, pasito a pasito

Por eso, a modo de experimento, en 2014 me lancé a la aventura de la autopublicación con la versión extendida de una guía que había posteado en 2012 en un foro de RPGMaker. Así surgió la primera edición de Mundos Fantásticos: guía para la creación de mundos de fantasía en formato electrónico. Al principio, no es que se vendieran demasiadas unidades, pero luego empezó el goteo de ventas a un ritmo de un par de ellos al mes. Alguien sugirió que hiciera una versión en papel, así que me líe la manta a la cabeza (en serio, hay gente que no entiende este término y otros, así que aquí te dejo un enlace) y pergreñé la versión en tapa blanda a través de Createspace. A fecha de hoy, las unidades vendidas superan los ciento cincuenta ejemplares, cifra nada despreciable para un autopublicado, sin contar con los que deben de estar circulando por las webs de tibia y calavera.

La experiencia me animó a seguir por ese camino, a mi ritmo y sin grandes pretensiones. En 2015 publiqué, de nuevo en electrónico, el librojuego Rescate en Remsis VII, cuyas principales novedades eran la facilidad de navegación a través de hipervínculos internos y la incorporación de un sistema de juego sin dados (Sistema PD) para poderlo leer en un e-reader, un smartphone o una tablet. La senda estaba iniciada, pero todavía no lo sabía.


La hora de la verdad

En 2016 me ocurrieron dos cosas que marcarían un antes y un después. Por una parte, terminé de compilar y revisar algunos de los relatos que llevaban escritos desde tiempos de Don Pelayo y que acabarían titulándose Hijos de la destrucción (el título original no me lo sacaréis ni con hierros al rojo). Por otra parte, andaba yo revisando Mundos Fantásticos para sacar una nueva edición, cuando recibí una propuesta de distribución a nivel nacional en formato físico. Las piezas empezaban a encajar, del modo misterioso en el suelen encajar las cosas en el universo: por casualidad.

Un salto de fe

El momento de crecer y evolucionar había llegado. Tras consultar a diferentes expertos en la materia, en noviembre de 2016 nacía la pequeña editorial Con Pluma y Píxel, con todos los papeles en regla y un futuro un tanto precario. Una vez aclaradas las cuentas con Hacienda y Seguridad Social, había que lanzarse por el barranco y apostar porque allí abajo, en el fondo, hubiera un colchón para amortiguar la caída. Invertir en material, publicidad y formación, así como ofrecer productos de la mejor calidad posible se convirtieron en objetivos prioritarios, en un camino del cual todavía queda mucho por recorrer. 

Hijos de la destrucción salió publicado en febrero de 2017, mientras que Mundos Fantásticos:; guía para la creación de mundos de fantasía (2ª. edición) tuvo algunos problemillas y hubo de ser retrasado hasta junio. Para los primeros, tuve la suerte de contar con el apoyo de Librería Moria, que impulsó de modo entusiasta la difusión y venta del libro en su tienda, mientras que para los segundos pude contar con el aparato de Distribuciones Sombra para llegar con rapidez a sitios donde yo no podía haberlo hecho con profesionalidad y dedicación. Su apoyo y confianza en el proyecto han sido (y son) muy importantes para Con Pluma y Píxel.


El presente

A fecha de hoy, las previsiones de venta de Hijos de la destrucción han sido ampliamente superadas por los datos reales y ando inmerso en una nueva etapa de difusión en librerías. En cuanto a Mundos Fantásticos: guía para la creación de mundos de fantasía, se encuentra presente en muchísimos comercios dedicados al mundo de los juegos de rol de toda España y espero que llegue todavía más lejos, a las mesas y manos de todos aquellos que quieran lanzarse a crear sus propios mundos por primera vez. No vamos a competir con los grandes, somos una tiendita de barrio, pero hay mucho sitio para que un pececillo pequeño se mueva por lugares donde otros más gordos no van a llegar. Ser ágil, rápido y económico son ventajas que conviene aprovechar cuando eres una criaturita diminuta. ¡Y si no, que se lo digan a los ewoks!

El futuro

Queda mucho por aprender, mucho por mejorar (por ejemplo, este blog) y mucho dinero por invertir todavía. Entre los proyectos de futuro está la publicación en papel de librojuegos, novelas y materiales para juegos de rol (módulos, ayudas, manuales, ambientaciones), pero también la formación de niños y adolescentes para que sean personas creativas. ¡Declaré la guerra a los Hombres Grises hace tiempo y no tengo intención de hacer prisioneros!

Tenemos una cita

El próximo día 9 de septiembre voy a estar en Madrid, en las Ludo Ergo Sum, con un taller de creación de mundos por equipos. La actividad está abierta a todas las edades, especialmente para los que son adolescentes o los que nunca dejaron de serlo, que me temo que somos unos cuantos. Tengo preparadas algunas sorpresas (otras, o no han llegado a tiempo desde imprenta o no han tenido la calidad deseada), llevaré merchandising y libros, además de estar en el stand de Sombra para conoceros a los que vayáis, aunque solo sea para tomarnos un cafecito o para ponernos caras en los perfiles sociales.

Os espero. ¡Llevad ideas! ¡Os marcharéis con un mundo!



Imagen: Fish Dream, by Billy Alexander

Entrada destacada

Hablemos de librojuegos