martes, 12 de septiembre de 2017

No podemos olvidaros


Tarjeta postal de Íñigo Montoy.

En esta vida, lo que obtenemos suele ser a base de esfuerzo y dedicación, pero todo esto sería en vano si no tuviéramos el apoyo y la colaboración de otros. Ahora que se han terminado las Ludo Ergo Sum, nuestras primeras LES, llega el momento de hacer balance y repasar lo que hicimos de bueno y de malo; lo primero, para felicitarnos por ello; lo segundo, para corregirlo y crecer.

No somos islas. Nos necesitamos los unos a los otros, en especial cuando nos lanzamos a explorar nuevos mares y, aunque comenzamos el camino llenos de alegría e ilusión, las tormentas del océano todavía pueden hacer zozobrar nuestro pequeño barco.

En esta nueva andadura de Con Pluma y Píxel me he encontrado con todo tipo de personas, desde aquellos que apoyan con entusiasmo a los que tratan de sacar adelante sus ideas, hasta los que los ven como algo que hay que bloquear o, mejor aún, dejar que se ahogue. Tanto a unos como a otros tengo que darles las gracias, aunque por razones bien distintas.


No es cuestión de peloteo, ni mucho menos. Siempre hay mucho que agradecer a los que estuvieron presentes en algún momento de la escritura, diseño o comercialización de un libro, aunque fuera con ese «estar ahí», silencioso y solidario, tan poco valorado en una sociedad como la nuestra.

Con Pluma y Píxel tiene mucho que agradecer a Librería Moria por ser los primeros en apostar por una editorial minúscula y poner sus libros en sus estantes, al lado de los grandes. Sin este apoyo, un cheque en blanco, el despegue quizá no hubiera sido posible. En la misma línea, la intervención de Distribuciones Sombra en la difusión de Mundos Fantásticos abrió una puerta que podría haber permanecido cerrada para siempre y nos llevó a los estantes de tiendas en toda España. Tanto a los primeros como a los segundos, tengo que darles las gracias por todos los buenos consejos comerciales y organizativos, aun cuando no tenían ninguna obligación de hacerlo. Colaboración y crecimiento, crecimiento y colaboración.

Igualmente, tengo que agradecer la amabilidad del personal de Galaxy Comics, que se interesó por saber qué hacía un pez pequeño en medio de tanto pez grande. En el mismo saco meto a los chicos de Spike and Freak, con los cuales estuve hablando un buen rato y que me aclararon algunas cosas acerca del merchandising friki, además de regalarme la simpática postal que luce en la cabecera de este artículo.

Quiero agradecer al personal de Ludo Ergo Sum la dedicación y el interés mostrado, tanto en las fases previas de nuestra presentación como en el momento de llevar a cabo el taller, teniendo en cuenta que era la primera vez que nos presentábamos «en sociedad» junto a verdaderos colosos de la edición. El apoyo y entusiasmo de los que asistieron al taller (y que se lo pasaron de cine) es algo que nos ha llegado muy dentro.

Por último, y no por ello menos importante, quiero dar las gracias a los que se interesaron por lo que teníamos de decir y compraron el libro, así como a los que vinieron a buscarme al stand de Sombra para que les firmara algo o, mejor aún, para hablar un ratito, ya fuera allí mismo o en el metro. Álvaro, Fernando, David y demás, no sé si os dais cuenta de lo importante que es esto para los que trabajamos fabricando sueños. Hablar, ver, compartir y escuchar son cosas que nos acercan mucho más y que dan un valor humano a todo esto. Sois nuestro público y vuestro feedback nos ayuda a ser mejores en lo que hacemos y en lo que seremos. Como dicen en los toros, «¡va por ustedes!»

A todos, muchísimas gracias. De corazón.


Entrada destacada

La aventura editorial de un pez pequeño

Dentro de una semana , a estas horas estaré dando un curso de creación de mundos en las Ludo Ergo Sum , unas de las jornadas solidar...